Miércoles 18 Julio 2018

LA “TOMA DE BARCELONA” y el “MANIFIESTO BLANCO”

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Fascista

La previsible declaración de Independencia de Catalunya y su constitución en una República independiente está marcando la agenda de todas las organizaciones políticas españolas. Ante la mayoritaria respuesta de la sociedad catalana en defensa de su derecho a decidir, a expresar su voluntad en un Referéndum y a constituirse en una República si así lo deciden, el “españolismo”, está respondiendo intentando sacar gente a la calle para demostrar que la mayoría social tanto en el Estado español como en Catalunya está de su parte.

Dos maneras diferentes de enfocar una misma estrategia consistente en desmontar el proceso catalán a la independencia se están poniendo en práctica: la supuesta “izquierda española” (lo de izquierda es supuesto pero lo de española es manifiesto) se está escondiendo detrás de una convocatoria sin firmas, sin convocantes, denominada “manifiesto blanco”, difundida a través de las redes sociales y recogida con entusiasmo por todos los medios de comunicación españoles con el objetivo de establecer una “tercera vía” en el conflicto entre Catalunya y el Estado español, que desmontando el proceso independentista ofrezca una salida “pactada” a sus promotores. Ayer sábado convocaron actos ante los ayuntamientos de todo el Estado, pasando desapercibidos la gran mayoría, exceptuando el realizado en Madrid donde se pudo ver a toda la “progresía” española. En Barcelona, donde también había convocatoria, la respuesta popular fue ridícula comparada con las manifestaciones pro-referendum y pro-independencia.

Otra convocatoria, más agresiva, está programada para hoy domingo. Es la que surge desde el Gobierno de España (aunque Rajoy y su corte no se atribuyen la convocatoria), el PP, Ciudadanos y toda la extrema derecha, con el increíble apoyo de ese personajillo llamado Iceta, que ha hecho un llamamiento a los afiliados del PSOE en Catalunya para acudir al acto.

Es un acto en Barcelona contra el “separatismo”. Ante la debilidad de la derecha española en Catalunya están intentando hacer una demostración de fuerza de cara al pueblo catalán y a los medios informativos internacionales para intentar compensar el fiasco que supusieron las cargas policiales en el Referendum del 1-O y el desprestigio internacional para el gobierno de España y para la “Marca España”. Catalunya está ganando la guerra mediática en todo el mundo, así como la calle. Para ello están llevando a toda la derecha española a Barcelona, por tren, avión, autocar, coche..., en una campaña mediática donde todos los medios españoles, prensa escrita, radio, TVs, están arrimando el hombro. Se busca la imagen de una Barcelona Rojigualda que fortalezca la idea de una sociedad dividida y fragmentada, que justifique la acción policial para evitar males mayores. Por estos motivos, la izquierda independentista catalana ha lanzado la consigna a todos sus militantes de no salir a las calles para evitar enfrentamientos que legitimen las estrategias de combate que el gobierno y los partidos que le han dado su apoyo están intentando desarrollar.

Es especialmente preocupante la presencia de grupos fascistas, con simbología fascista, que amparados por los miles de policías desplazados a Catalunya y por la histórica complicidad judicial, intentarán provocar el enfrentamiento violento con el independentismo catalán. La connivencia de los poderes del Estado, político, policial y judicial con la extrema derecha nos ofrece una muestra del carácter del Estado español. El que aún existan cientos de miles de ciudadanos asesinados por el franquismo en las cunetas de muchas carreteras, nos dice mucho de la continuidad de ese Régimen. La falta de actuación jurídica y policial contra las bandas de extrema derecha es otra evidencia más de la relación entre el Régimen del 78 y el franquismo.

El fracaso de la estrategia del miedo que se puso en marcha con el desplazamiento a Catalunya de miles de policías y Guardias Civiles y la posterior represión violenta contra los ciudadanos catalanes que intentaban votar, les está llevando a unos y a otros, a los progres de “blanco” y al fascismo tradicional, incluyendo a todo el “cuñadismo” que se está sumando a la fiesta, a cambiar de estrategia e intentar ganar la calle. Esto también les permitiria ganar la batalla mediática que se está jugando en los medios internacionales.

Como no podía ser de otra manera, aunque los medios españoles hablan de un conflicto político, entre políticos, saben que la fuerza del movimiento independentista catalán está en la calle, en la autoorganización popular, en la voluntad de resistencia del pueblo catalán y en su firme decisión de ganar la independencia.

Tarde se han dado cuenta y en ese campo están intentando ganar un partido que van perdiendo.

 

Alí Manzano.

Miembro de la Comisión Permanente de NACIÓN ANDALUZA.