Domingo 19 Agosto 2018

ALFONSO GUERRA, EL ADOCTRINAMIENTO DE NIÑOS Y EL CUÑADISMO

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Alfonso Guerra en Onda CeroEl viernes 6 de Octubre, la cadena radiofónica española y “españolista” Onda Cero nos obsequiaba con unas declaraciones de un señor llamado Alfonso Guerra.

 
Para los más jóvenes que quizás no conozcan a este personaje, hay que decirles que fue durante muchos años vicepresidente del Gobierno de España con  otro señor tan impresentable como él, Felipe González. Durante los años que actuó como vicepresidente de gobierno se caracterizó por su viperina lengua mentirosa y manipuladora, por los insultos que la prensa afín difundía como “gracietas”...y por inaugurar en tiempos de “democracia” la corrupción, protagonista en esta “suerte” política de numerosos escándalos junto a sus hermanos en la Junta de Andalucía.
Concretamente, uno de sus hermanos, Antonio, tenía un despacho en la Junta de Andalucía, en Sevilla, desde el que trabajaba como “conseguirdor”, es decir, se encargaba de las comisiones a cambio de favores políticos. Nada ha cambiado tras su marcha de la primera línea política. En su partido siguieron robando y beneficiando con sus políticas a las élites económicas: el caso de los ERE en Andalucía, en lo que respecta a la corrupción, y decisiones como apoyar al PP en la reforma de la Constitución para dar prioridad al pago de la deuda sobre los gastos sociales, lo que motivó los recortes que han sufrido todos los ciudadanos en estos últimos años. Y esto es un simple botón de muestra.
 
Pues bien, el Señor Alfonso Guerra, en la citada cadena radiofónica, acusaba al profesorado catalán y a los gobiernos catalanes de sectarismo y de “adoctrinar” a los niños de manera fascista, a la manera de Adolf Hitler.
 
Comparar la enseñanza en Cataluña, que durante los últimos 40 años ha sido dirigida por partidos que han gobernado la Generalitat consensuando sus políticas educativas con el resto de partidos del parlamento autonómico y con el gobierno central, y que para más inri, durante algunas legislaturas ha estado gobernada por el PSC, la filial del PSOE en Catalunya, en concreto, durante la época de Montilla como President, que por cierto, era andaluz de nacimiento.
 
Hay que ser un despreciable “bocachancla” para hacer las declaraciones que hizo este sujeto al que todavía la prensa del Régimen le da cancha. Y es que cuando la “Unidad de España” está en peligro todo vale. Desde el fascismo de Falange Española, Democracia Nacional y Fundación Francisco Franco paseando junto a PP, PSOE y Ciudadanos en Barcelona, hasta un decrépito personajillo incapaz de callarse, siquiera para mantener la poca dignidad que le queda.
 
Estos chascarrillos radiofónicos de este “socialista” han tenido un enorme eco mediático, siendo difundido por la totalidad de medios españoles, los públicos y los privados, los de “izquierdas” y los de “derechas”...hasta el punto de ser recogidos por esa otra gran cadena de transmisión de información. Me estoy refiriendo al “cuñadismo”, al que podríamos definir como la “actitud de quien aparenta saber de todo, habla sin saber pero imponiendo su opinión o se esfuerza por mostrar a los demás lo bien que hace las cosas”. 
 
Al “cuñadismo” televisivo y radiofónico ha seguido el cuñadismo en los bares, en los centros de trabajo, en las reuniones famiares; y sobre todo en las redes sociales donde los “cuñados” se prodigan en argumentaciones para demostrar el “adoctrinamiento” de los niños en Catalunya. Y la estrella del argumentario “cuñadista” es hacer referencia a un “cuñado” (en este caso empleamos el término en su sentido familiar) o un primo residente en Catalunya y que le han contado lo que hacen los malvados catalanes con los niños. JAQUE MATE. Aquí el “cuñado” te ha dejado sin argumentos. ¿Vas a saber tú más que mi primo que vive allí?. He de reconocerlo. Me han ganado. Después de esto ya no sigo hablando, les doy la razón, me callo y me marcho esperando no volverlos a ver (en algunos casos es imposible). Mi capacidad intelectual no llega a tanto. Entre “cuñados” y “Guerras” la batalla ideológica entre los que simplemente pretenden ejercer el derecho a decidir su futuro y aquellos que pretenden impedirlo en base a una Constitución que no ha votado la gran mayoría de la población del Estado, ha quedado bien clara. NOS RENDIMOS.