Lunes 22 Octubre 2018

12 DE OCTUBRE: Segunda parte del 2 de Enero.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
santiago mataindios  neuzeitlich
El día 2 de Enero de 1492 comienza el calvario para el pueblo andaluz. El genocidio, la represión, la Inquisición, las leyes de limpieza de sangre, las pragmáticas sobre la prohibición de las lenguas moriscas, las vestimentas, los baños públicos, la prohibición de portar armas, la desposesión de bienes, las deportaciones masivas, etc. hicieron de Andalucía un gran campo de concentración donde la supervivencia era una ardua tarea reservada a titanes.
 
 
Se había comenzado a construir España bajo la óptica de ese concepto judeo-cristiano de pueblo elegido y designado por Dios para imponer su voluntad en la tierra y por lo tanto con el derecho a disponer de vidas y bienes de los “otros”, sobre todo si esos “otros” se empecinan en no reconocer la “verdadera religión” y se empeñan en conservar sus costumbres y prácticas espirituales.
 
Ese espíritu de “pueblo elegido” es trasladado a América tras el supuesto descubrimiento por Colón. Con los primeros “conquistadores” llegan también curas y frailes, además de la temida inquisición que persigue a los moriscos que logran embarcar en los primeros viajes en busca de la libertad que en Al-Andalus les negaba esa España Imperial que se comenzaba a forjar.
 
El “Santiago matamoros” que en la batalla de Clavijo derrota a los sarracenos -otra de las denominaciones despectivas hacia los andaluces-, es trasladado a América como “Santiago mataindios”. Los mismos conceptos en Andalucía que en América, los mismos iconos que representan el castigo divino a los infieles, las mismas instituciones y torturadores. ¡Cuantas vidas se ha cobrado y se sigue cobrando la moral etnocéntrica del judeo-cristianismo!.
 
La aniquilación cultural y física de los pueblos conquistados es la norma de Castilla. Asimilación o muerte parece ser la maldición que recae sobre los pueblos autóctonos de América, igual que anteriormente lo fue sobre Andalucía.
 
La manipulación de la historia es otro de los legados que los “españoles” dejaron en América y en Andalucía. Sobre esta última ya he hablado en numerosas ocasiones, y lo seguiré haciendo, pero hoy me preocupa y ocupa la historia de nuestros hermanos americanos. Siempre que hablan del 12 de octubre desde el nacionalismo español -del consciente y del inconsciente-, nos hablan de la labor evangelizadora, como si obligar a un ser humano a practicar una religión, ajena por completo a su cultura fuera algo encomiable y provechoso para el “convertido”. Pero el concepto etnocéntrico de la “única religión verdadera” les servía de coartada moral para la explotación y el asesinato del indio.
 
Otro de los mitos con el que nos obsequian los nacionalistas españoles -los de derechas y los de izquierdas- es la creación de Universidades y la difusión de la cultura y el conocimiento. No podía ser de otra manera si lo que se pretendía era el sometimiento de los pueblos autóctonos. De esto sabemos mucho los andaluces. La aniquilación de la cultura propia, el borrado de la historia para asimilarlos a la cultura del conquistador es la mejor manera para conseguir un pueblo sumiso, y las universidades y escuelas son el instrumento para la progresiva labor de asimilación cultural y “reseteado” identitario de los pueblos sometidos.
 
Presentar la conquista tal y como hoy quieren presentarla desde el gobierno y la corona española y algunos gobiernos títeres americanos, como un acto de intercambio cultural, como una fecha a celebrar por la aportación civilizatoria de España a América, es continuar con el mismo concepto etnocéntrico y con la misma moral judeo-cristiana que provocó la muerte de millones de indios y moriscos en América y en Andalucía.
 
Hoy nuestros pueblos siguen conquistados, aunque de una forma más sutil, bajo las apariencias de libertad y de democracia que esta sociedad de la globalización -a cambio de ser anestesiados por el consumo desmedido de las sociedades occidentales- nos ofrece.
 
Todo sigue igual que hace 500 años: el virreinato de Colón sustituido por gobiernos títeres defensores de los intereses de las oligarquías locales y de las multinacionales extranjeras, la inquisición sustituida por los monopolios de la información que nos dirigen hacia pautas de consumo y de comportamiento vacías de todo espíritu crítico que pueda dañar los intereses oligárquicos, y la Iglesia…esos siguen al servicio del poder y del dinero como siempre, como hace 500 años.
 
Americanos y andaluces nada tenemos que celebrar en esas fechas fúnebres del 12 de Octubre o el 2 de Enero, aunque sí tenemos que recordar y nunca olvidar el genocidio y la explotación de nuestros pueblos. Nuestro futuro depende de ello.
 
Desde Andalucía, Patria o muerte.
 
Imagen: Santiago Mataindios
 
Andalucía, a 12 de marzo de 2014.
 
Alí Manzano