Lunes 10 Diciembre 2018

Balance electoral: seguimos caminando hacia la liberación de Andalucía

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, multitud y noche

Las candidaturas de Nación Andaluza en 7 de las 8 circunscripciones en las que el Estado divide a nuestro país han conseguido -según los resultados provisionales- 4988 votos. Desde mi punto de vista, este recuento hay que entenderlo considerando varios aspectos:

 

1. Los resultados no reflejan la realidad de la izquierda independentista y revolucionaria andaluza, sino solo la de 7 de las 8 provincias. Durante el día de ayer se ponían en contacto con nosotras vecinas de distintas localidades de Córdoba que buscaban nuestras papeletas; con dolor teníamos que comunicarles que no nos presentábamos en las comarcas cordobesas. Unos cientos de votos seguros que nos podrían haber aupado hasta acercarnos a los 6000 apoyos.

 

2. La campaña de Nación Andaluza se ha hecho en unas condiciones de inferioridad manifiestas. Frente a los partidos del Régimen y a la ultraderecha, que ha contado con toda la cobertura mediática, la campaña electoral de Nación Andaluza ha sido rica en hechos, en trabajo militante, en encuentros en barrios y en agit-prop, pero extremadamente pobre en recursos. Las militantes de Nación Andaluza ya lo sabíamos y contábamos con ello antes de empezar, pero no se puede obviar a la hora de valorar los resultados.

 

3. La decisión continuada de Nación Andaluza de no concurrir a las elecciones andaluzas desde 2004 ha generado unos efectos considerables de desorientación en las potenciales votantes a la hora de ubicarnos como opción, dando lugar a una discontinuidad inevitable. El tiempo transcurrido desde los últimos comicios andaluces a los que NA se presentara nos hace pensar que buena parte de los 5000 apoyos recibidos ayer son de nuevas votantes.

 

4. Ni el proyecto político en sí mismo ni el punto de partida de las candidaturas de Nación Andaluza son comparables cuantitativa y cualitativamente a las propuestas, intercambiables en lo esencial, de los cuatro grandes partidos. Tampoco el voto ejercido en las condiciones anteriormente descritas. Por ello, cada voto de Nación Andaluza socava y transgrede el Régimen de forma mucho más profunda y, dado que nuestro objetivo último es romper de distintas formas con ese Régimen y el Estado que lo sustenta, cada voto adquiere mucho más valor. Esta es la única manera correcta de contabilizar los votos obtenidos y la única forma de encarar el futuro de manera realista.

 

5. En la izquierda independentista tenemos la obligación de leer esos 5000 votos como un número nada desdeñable de potenciales militantes, activistas sociales, sindicales y políticos que ven en las candidaturas de Nación Andaluza la única salida para el Pueblo Trabajador Andaluz. O sea, de personas que apuestan claramente y sin ambages por la ruptura con España, el Capital y el patriarcado. Tenemos la obligación de pensar en nuestras votantes como futuros cuadros políticos, como la manfiestación de futuras alianzas tejidas al calor de la lucha de clases, de las asambleas de vecinas, de estudiantes, de trabajadoras... Los 5000 votos recibidos sitúan en un nuevo estadío político y organizativo a la izquierda independentista. Desde Nación Andaluza, debemos ponernos a trabajar, aprovechando este nuevo periodo que se abre, en la liberación de Andalucía y la consecución de nuestro proyecto emancipador feminista y socialista.

 

6. Los apoyos recibidos a nuestras candidaturas -tanto nacionales como internacionales- nos hacen depositarias de una confianza a la que hemos de responder trabajando con más ahínco y responsabilidad que nunca. 

 

7. La militancia de Nación Andaluza ha tenido la enorme osadía de confrontar radicalmente un proyecto nacional y social emancipador para Andalucía con los partidos del Régimen, en el contexto de fascistización y desmovilización actual del movimiento obrero y popular andaluz. Hemos sometido nuestro proyecto a la opinión pública, ofreciéndoselo al Pueblo Trabajador Andaluz y consiguiendo casi 5000 apoyos al mismo. En las condiciones actuales esto supone toda una victoria.

 

Hoy, seguimos construyendo nuestro proyecto desde el lugar en el que nos quedamos ayer, caminando hacia la liberación de Andalucía.

 

Carlos Ríos