Jueves 18 Agosto 2022

Algunas notas sobre el debate electoral

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

elecciones 19J  El lunes se celebró el segundo debate electoral a seis de las formaciones con representación parlamentaria en Andalucía, retransmitido por la RTVA y con abundante cobertura mediática. Una muestra de la ausencia de mínimos democráticos existente en las instituciones políticas del Estado español -y de las instituciones en Andalucía a semejanza del Estado que las ha creado- que oculta y jibariza toda opción política extraparlamentaria. Pero más allá de la escasa calidad, dentro de los parámetros de la democracia burguesa, de las instituciones estatales, el debate merece algunas reflexiones desde el campo de las que luchamos por la liberación de Andalucía.

  Hay una primera reflexión imprescindible a realizar: ninguna de las formaciones políticas representadas osó pisar la línea roja del cuestionamiento del estatus político de nuestro país, Andalucía, y nuestra pertenencia al Estado español y la Unión Europea. La causa principal de todos los problemas que sufre el Pueblo Trabajador Andaluz: desempleo, precariedad, desindustrialización, concentración de la riqueza en pocas manos, devastación ambiental, fascistización…, fue ignorada situándose deliberadamente los debatientes en el marco que hace de nosotras una colonia interior del estado español. Ninguna salvo la ultraderechista Vox, que fue la única formación que cuestionó radicalmente la Andalucía autonómica actual pero con la aspiración de regresar al modelo de un Estado centralizado franquista para profundizar aún más nuestro subdesarrollo.

  Una segunda reflexión se hace necesaria. Las seis formaciones esbozaron un posicionamiento en bloques que se reproducirá con toda probabilidad en la sesión de investidura en torno a los dos presidenciables: Moreno y Espadas. Escenificaron así los dos grandes bloques en los que se ha fundamentado el Régimen político neofranquista, ahora con mayor fragmentación pero igualmente agrupados en defensa de los intereses de la oligarquía. No hay ninguna esperanza en ellos para una Andalucía liberada. Pero tampoco en la inmensa mayoría de las fuerzas extraparlamentarias, como pudimos ver en el debate (se puede escuchar aquí) en el que hace unos días participó nuestra camarada Isi Barrera, candidata a la presidencia de la Junta por Nación Andaluza, donde algunas formaciones autodenominadas progresistas o republicanas hicieron gala de un centralismo que bien podría estar en sintonía con los postulados del PP, C’s y hasta de Vox.

  En tercer lugar hay que señalar las constantes referencias en uno y otro bloque a las acciones y omisiones gobierno estatal, manifestando también en esto el carácter que para las fuerzas parlamentarias tiene Andalucía como un mero apéndice de la política estatal. De este discurso político se salvó parcialmente Rodríguez que articuló un discurso basado en el agravio comparativo aliñado con reivindicaciones de subproductos alienantes de la RTVA como la serie Arrayán (mala forma de defender Canal Sur reivindicar sus producciones más deleznables y acordes a la ideología burguesa), en otra manifestación de la mala digestión que han hecho de la experiencia del social-liberal PA de finales del siglo XX.

  En conclusión, nada nuevo saldrá para el Pueblo Trabajador Andaluz (por muchas reivindicaciones retóricas de la “soberanía de Andalucía”) del gobierno que se derive de las fuerzas representadas en este debate. Sólo una papeleta que represente una propuesta política clara hacia la superación del marco estatutario actual y la necesidad de luchar por una Andalucía independiente y socialista podrá frenar los males que la dependencia política y el capitalismo generan en nuestro país. Y esa es la papeleta de Nación Andaluza.

Carlos Ríos.

Granada, 15 de junio de 2022.