Domingo 19 Agosto 2018

PALABRAS. Palabras que no significan nada. Palabras que lo significan todo.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Las palabras para ser útiles deben tener un claro significado. También en política. 

Hay palabras que hoy no significan nada porque pueden significar cualquier cosa.la libertad andaluza  guia al pueblo

Lo uno y su contrario.

O porque necesitan horas para ser explicadas. Y cuando eso ocurre dejan de ser practicas.

 

 

 

Palabras como "demócrata" o "progresista"... , por ejemplo, sirven desde el poder para justificar un orden autoritario o para consolidar el "vivan las cadenas"

Palabras como "comunista" han devenido en históricas; cuando "comunista" puede abarcar a tantos que otros tantos no consideraran "comunistas". Y cuando la palabra la ha hecho confusa la propia historia a partir de la victoria de unos sobre otros, la consecuente negación practica de lo que pretendía ser y de su fracaso e implosión final.

Palabras como "socialista" que, aunque de contenido débil, lleva también consigo la necesidad de negársela a quien lo lleva en su sigla.

Palabras como "República", que puede ser negación de lo existente pero también el ultimo recurso para preservarlo, con el escaso gasto de sumarle un tercer color a su bandera... Una palabra que requiere concreción, adjetivo, localización... para no convertirse en un obsceno secuestro. 

En Andalucía hubo un instante en que hubo palabras bonitas como "andalucista", pero que han sido tan profanadas y pervertidas que se han convertido en inutilizables como sustantivos porque al poder significar cualquier cosa hoy no significan nada.

En Andalucía hay también palabras feas como "España", que al menos tiene la virtud de resumir todo lo negativo que han sufrido y sufren Andalucía y los andaluces y andaluzas, en el pasado, en el presente y en un -esperemos que corto- futuro. "España" es la realidad dominante; el resumen y la concreción de la opresión sufrida y actual en lo político, lo económico, lo social; lo comunitario y lo identitario; lo sexual, lo afectivo, lo emocional y lo derivado de la condición de genero... "España" es el Estado que nos controla y oprime y también es la referencia de quienes lo apoyan y con el a todo lo que nos amarga la vida y nos priva de porvenir. "España" es la síntesis y el paraguas de todo lo que niega y domina a Andalucía.

Y hay palabras claras. De futuro. Palabras virtuosas que motivan a los propios y enfurecen a los adversarios. Palabras que ya dicen mucho con sólo enunciarlas y asumirlas y que además están abiertas a cargarse de significado. Palabras a reivindicar y a utilizar. Palabras intrínsecamente subversivas.

Palabras como "nacionalista". Que viene de Nación. De realidad ocultada y de proyecto de liberación. De sociedad en Andalucía a construir y reordenar desde abajo. De orgullo y de dignidad. De ser todo y no parte. Palabra que implica participación y que conlleva lucha.

Palabras como "independentista". Que viene de Independencia. De negación de la dependencia; de incompatibilidad con la sumisión en lo político, en lo económico y en lo social. Palabra sinónimo de rebeldía. Palabra odiada por los que merecen ser odiados. Palabra temida por los dominadores que temen ser desalojados de su dominación.

Palabras abiertas pero palabras claras. Palabras vivas. Palabras sustantivas que permiten añadir otras dándoles arraigo, sentido, concreción: República; Igualdad; Justicia... y también recuperar integradas a otras.

Mis palabras: "nacionalista"; "independentista".
Mi país; mi patria: Andalucía.