Viernes 6 Diciembre 2019

Andalucía ¿QUÉ HACER Y QUÉ VOTAR EN LAS ELECCIONES EUROPEAS?

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Elecciones europeas

¿QUÉ HACER Y QUÉ VOTAR EN LAS ELECCIONES EUROPEAS DEL 26M?

En anteriores artículos he intentado expresar cual es mi visión general acerca del lugar de lo electoral en una estrategia independentista (1) y de concretar esta posición en las condiciones políticas actuales que vive Andalucía y su movimiento nacionalista. (2).

Los posicionamientos de voto –colectivos e individuales; expresos o implícitos- producidos en relación a las inmediatas elecciones europeas del 26M, me inducen a considerar útil reiterar y especificar criterios y explicar y definir mi posición de voto.

Parto de dos bases, que me parecen cruciales:

1ª. Considerar a la Unión Europea como un enemigo de los intereses nacionales de Andalucía y un aliado y sostén de España –como Estado y como proyecto nacional opresor y reaccionario- en su empeño de mantener dominada y dependiente a Andalucía. 

Que sea necesaria la pedagogía para detallar y explicar esta premisa hasta hacerla mayoritaria en el pueblo andaluz no impide considerarla un elemento irrenunciable y fundamental para el desarrollo de una estrategia independentista y soberanista en Andalucía. No se trata pues de propugnar la “reforma” de la UE sino de favorecer su deslegitimación y su rechazo, con el objetivo de conseguir en su día la salida de Andalucía de su ámbito de dominio.

2ª. El escenario europeo –incluido el electoral- es también un espacio en donde afirmar la singularidad nacional de Andalucía y la imperiosa necesidad de la autoorganización nacional de los andaluces para avanzar en su liberación nacional y social y construir su dignidad colectiva como Nación.

También en este plano es obligado reiterar que confiar, apoyar o participar de proyectos españoles –sean de derecha o de presunta izquierda- es contribuir a la alienación andaluza y a la dominación de Andalucía por España. Esta consideración negativa abarca tanto a los expresamente estatal-españolistas como a aquellos que aun teniendo una dimensión orgánica andaluza defienden y plasman una visión de Andalucía como una “parte” subordinada de España, es decir, los que perseveran en el regionalismo-federalismo español y de hecho no asumen la Soberanía Nacional de Andalucía como principio político central e irrenunciable de todo discurso y practica liberadoras.

Creo poder afirmar que comparto estas dos bases con el grueso del soberanismo andaluz y especialmente con Nación Andaluza, única organización política de izquierda independentista andaluza.

No obstante –y como también ocurría en el caso de la participación en las elecciones parlamentarias españolas- no estoy de acuerdo con la táctica de no presentación y “abstención activa” que defiende y practica actualmente Nación Andaluza en relación a las elecciones europeas (3). Entiendo sus prioridades y respeto su decisión, pero no comparto ni sus premisas ni sus conclusiones de hoy. Y ubico el caso en el contexto global de debilidad (política, orgánica y social) del movimiento nacionalista andaluz en su conjunto y específicamente de su franja soberanista, que -esforzadamente y desde una actitud militante- intenta revertir y solucionar NA. Porque –hay que decirlo- si en el resto del soberanismo –organizado o no- no se estuviera hasta hoy tan aquejado de esquematismo –entre ideológico y estratégico- esperando la caída del “maná” y se asumiera que no hay contradicción sino complementariedad entre la implantación social y la emersión de una referencia política nacional –y que eso requiere comunicación y colaboración para clarificar y construir- la situación seria seguramente otra y los términos de debate, distintos.

Lo cierto es que no hay –otra vez- en los colegios electorales de Andalucía una papeleta registrada que encarne el proyecto de una Andalucía soberana, republicana, feminista y socialmente justa, cuya defensa y apoyo nos permitiera tener voz y ubicación propia en el debate político nacional, estatal y europeo a los andaluces que queremos una Andalucía Libre. La responsabilidad de esta desfavorable situación –lo reitero- no sólo va mucho más allá de NA –más aún, creo que ni siquiera le es achacable en primera instancia- y nos implicade una u otra manera- a todos los soberanistas andaluces.

Situados en este punto, procede recordar:

A. Ningún andaluz o andaluza con conciencia nacional y popular puede –por ningún capcioso argumento- someterse y ceder –tampoco en esta convocatoria- ante los llamamientos a la asimilación y capitulación nacional que van implícitos en cualquier voto español. 

No sólo en los obvios –a la “Ultra España” de la extrema derecha españolista de PP, Cs y Vox- o de la derecha populista españolista del PSOE

También en los que se encarnan en el “españolismo de izquierdas” de Podemos+IU. Todo voto andaluz -en cualquier tipo de elecciones- a estas marcas (individualmente o por separado, con estos nombres o bajo coberturas electorales del tipo “Adelante…”) son clavos adicionales que se colocan en el ataúd en que se mantiene postrada Andalucía. Y esto es así en toda la Nación: desde Ayamonte a Tíjola; desde Beas de Segura a Sanlúcar de Barrameda, pasando por Granada, Baena, El Coronil o Sevilla. 

Tampoco cabe, por supuesto, sostener a una extrema izquierda española –sea de matriz estalinista o trotskista- que –aparte otras carencias- comparte vigorosamente con sus fronterizos “moderados” la consideración de Andalucía como mero espacio instrumental de recogida de apoyos al servicio de utópicos y reaccionarios proyectos de reconstrucción española que la ningunean nacionalmente y la ubican como mero objeto social eternamente subordinado.

B. Que una lista utilice electoralmente el nombre de Andalucía en su denominación –como es el caso de la regionalista “AndalucíaxSí”- no la hace en absoluto consecuentemente nacional. Es comprensible que haya quien por desconocimiento -en este extenso y gran país nuestro- entienda erróneamente que tras este nombre hay algo políticamente coherente con lo que aparentemente se lee. Sin embargo, es evidente que recaer en una versión zombi del antiguo y desaparecido PA; que no ha aprendido nada de su experiencia y se empecina en reproducir todos y cada uno de sus males e incoherencias, en nada contribuye a avanzar en el camino de la Liberación Nacional de Andalucía. Ningún sentido tiene votar a epígonos de Rojas Marcos o Pacheco -años después de su merecida desaparición política- olvidando cuan altísima responsabilidad tuvieron en la configuración de la actual Andalucía sumisa y dependiente, en el mantenimiento del PSOE y en la gestación del ideario social de la “Ultra España”, por la vía de su regionalismo español.

C. Se da el caso de que hay algunas pequeñas fuerzas provenientes del andalucismo del PA y ahora incrustadas habitualmente de forma subordinada en Podemos+IU (Adelante…) -como Izquierda Andalucista- o que aspiró a hacerlo, pero no le dejaron entrar –como Iniciativa del Pueblo Andaluz- que concurren tras el valenciano Compromis en una coalición –“Compromiso por Europa”- que la prensa –acertadamente en este caso- describe como una alianza de partidos regionalistas, más una parte de los de Equo. Andan ubicados en la lista de matriz valenciana en los puestos de relleno 10 y 11 (por detrás, incluso, de fuerzas de los enclaves coloniales españoles como los Caballas de Ceuta o la Coalición por Melilla). Aceptar una inserción de este tipo ya avisa de cómo entienden y en qué valoran el lugar nacional de Andalucía (que siempre ha de trascender al propio) y de cuáles son sus prioridades políticas (hasta el punto de situarse, comparativamente, por debajo de AndaluciaxSí en cuanto a respeto formal a la identidad andaluza). De hecho, lo que están haciendo ahora con Valencia es lo que cotidianamente hacen con Madrid (vía su inclusión en Podemos+IU). En lo global, la lista de Compromis -donde han decidido insertarse- es europeísta en la UE –es decir, cómplice del entramado europeo- y en España, “federalista”, es decir, opuesta al soberanismo. En lo pragmático, el batiburrillo coaligado no puede defender coherentemente intereses nacionales tan distintos (y aún opuestos) como los que dice querer conciliar.

Así pues y sin lista nacional propia es constatable que hay soberanistas andaluces no abstencionistas que ahora -pública o privadamente- están promoviendo el voto en Andalucía para la coalición de ERC, EH Bildu y BNG, “Ahora Repúblicas”. Tan seguro que la exclusión de esa lista de los grupos del Sr. Altamirano en el momento de su emersión a la escena pública ha facilitado sobremanera la gestación de esta posición –porque de continuar allá, difícilmente se plantearía- como que es pertinente recordar que sus patrocinadores catalanes han mantenido hasta ese instante íntima relación política con el personaje (para desgracia de Andalucía y de Cataluña) y no han tenido interés alguno en ni siquiera investigar la existencia de referencias andaluzas solventes.

El voto a “Ahora Repúblicas” se presenta y justifica esencialmente como un voto de solidaridad desde Andalucía con los presos políticos catalanes, de simpatía con la causa de la República Catalana y de protesta y oposición contra el Régimen español.

Por mi parte, pienso que el plano adecuado donde se concretan y se han de concretar estas motivaciones es en las acciones solidarias que desde antes del 1º de Octubre se han venido desarrollando en Andalucía y las que se habrán de realizar en el futuro y no en un apoyo político en forma de voto.

Primero y fundamentalmente porque –también aquí- debemos ejercer la coherencia y actuar con pedagogía. 

Para los soberanistas andaluces, Andalucía es y debe ser siempre nuestra prioridad. Y eso implica no supeditarla, no sólo ante el españolismo –lo que es obvio- sino también ante las dinámicas o circunstancias surgidas de otras naciones. Hemos de afirmarla siempre, en todas las oportunidades, en su singularidad nacional. El problema de la incomparecencia político-electoral del soberanismo andaluz no se atenúa –al contrario- acogiéndose a un paraguas exterior sobrevenido y refugiándose tras una lista surgida en otras naciones, para que allí –en el mejor de los casos- nos vean como “españoles demócratas solidarios”.

Segundo, porque no hemos de olvidar que esta candidatura europea forma parte destacada de la pugna interna por la hegemonía dentro del campo independentista catalán y nada justifica que desde Andalucía se tome partido por la lista y orientación política de ERC por y sobre la de Puigdemont o ignorando lo que encarna la CUP. En Andalucía -en la historia de su izquierda y su movimiento nacionalista- ya tenemos experiencia de lo que implican esos “apoyos solidarios” electorales, que terminan inevitablemente derivando en el establecimiento de falsas afinidades o siendo leídos en términos de “cheques en blanco”. Basta recordar la experiencia negativa de las dos campañas europeas en que –organizadamente- se pidió desde Andalucía el voto a HB.

Tercero, porque –objetivamente- en la perspectiva futura de su actuación en Europa es previsible que –dadas las posiciones de sus tres sostenedores principales, catalán, vasco y gallego- nos encontremos en el futuro con posicionamientos por su parte antitéticos a los intereses nacionales de Andalucía. Y no sólo en relación a Gibraltar… porque nuestro lugar nacional no es el suyo, como es obvio.

Así pues y por todo lo dicho, me reafirmo en la necesidad de estar presente en la campaña y en el recuento de las mesas electorales andaluzas con una papeleta que –aunque compute nula, dadas las circunstancias- difunda nuestro compromiso con la Soberanía Nacional de Andalucía y con la conquista de la República Andaluza y reafirme que nuestra única prioridad es Andalucía.(4)

Javier Pulido

Andalucía, 21 de Mayo de 2019

Notas:

(1) Ver: - “Votar o no votar”, 24/2/2019, Revista de Pensamiento Andaluz (RPA)

- “Representación y Abstención”, 13/1/2019, RPA

(2)Andalucía y el nuevo ciclo electoral”, 3/3/2019

- “Comentando las elecciones de los “tiempos del mal menor””, 23/4/2019, RPA

(3)Nación Andaluza ante las elecciones europeas del 26M”, La Haine y web de Nacion Andaluza

(4) Para descargar la papeleta de voto y luego imprimirla: AQUÍ (o ver en mi muro de Facebook)

PAPELETA DE VOTO copia