Lunes 22 Octubre 2018

Propaganda de guerra

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Cartel NA BASESEl pasado día 24, trabajadores del aeropuerto de la base militar de Rota comenzaban un encierro indefinido en el Palacio Municipal Castillo de Luna como medida de protesta ante los últimos despidos sufridos por la plantilla, de alrededor de 160 personas, tras emitir un comunicado en el que denunciaban continuadas represalias por parte de la concesionaria del servicio, Louis Berger Aircraft Services, Inc., “una vez que se han consumado ya más de 20 despidos, muchos de ellos con sentencias desfavorables una vez conocidos los posicionamientos de los jueces en muchos de los casos”, según al alcalde de la localidad (Europapress.es, 24/12/2017[1]).

Uno de los elementos por los que se ejerce la ocupación del territorio andaluz en tanto colonia es el de las bases militares, dada su especial importancia estratégica en lo que concierne al control del Estrecho de Gibraltar por parte del imperialismo occidental. Así, nos encontramos con las implantadas por Reino Unido en dicho enclave (cedido a la corona británica por la monarquía hispánica de turno a cambio de la preservación de sus intereses), o las que el ejército de Estados Unidos posee en Rota y Morón. El argumento recurrente entre quienes defienden la existencia de estas últimas es que dan trabajo a la gente de la zona.

En este terreno, el papel de Andalucía se convierte a menudo en el moneda de cambio geoestratégica. Es lo que ocurrió a principios del siglo XVIII cuando la monarquía borbónica cedió Gibraltar al imperio británico como compensación al reconocimiento por parte de éste del pretendiente Felipe como rey. En el XX, las bases de Morón y Rota fueron impuestas en un acuerdo de 1953 por el cual el régimen franquista, único sistema político fascista junto con el de Portugal que quedó vivo en Europa tras la derrota bélica de la Alemania nazi, era reconocido por EE.UU. a cambio de tener unas magnificas bases para su estrategia imperial (con un intrincado complejo de instalaciones militares, un oleoducto y armas nucleares incluidas). El contrato de ocupación vino siendo renovado por los diversos gobiernos españoles, tanto de Franco, como de Adolfo Suárez (UCD), Felipe González (PSOE), Aznar (PP), Zapatero (PSOE) o Rajoy (PP), con la Junta de Andalucía como permanente convidado de piedra, consecuente con su condición de sucursal del Estado español[2]. En la actualidad continúa la misma dinámica: a cambio de que el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emitiera unas declaraciones manifestándose contrario a la independencia de Cataluña, el Gobierno español acordó el reforzamiento de ambas bases en suelo andaluz. Según El País (17/IX/2015), "las palabras de Obama junto al Rey son, según dio a entender el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, fruto de un trabajo de persuasión. «No hay nada gratis en esta vida», dijo en una recepción con el Rey en la residencia del embajador español en Washington. El refuerzo de las bases estadounidenses de Morón y Rota ha consolidado la alianza militar con EE UU, que ve en España un aliado clave ante la amenaza yihadista”[3].

Es esta coyuntura de orden geoestratégico y político el escenario en el que debemos situar el mensaje mediático emitido por Canal Sur que aquí analizaremos, y que funciona como exaltación del supuesto beneficio que para Andalucía tiene la base naval de Rota. Pero apuntemos antes otros ejemplos de cómo los grandes medios inducen a la confusión entre lo importante y lo secundario. En julio de 2016 el máximo mandatario político de EE.UU., Barack Obama, puso el pie en Andalucía al objeto de visitar dicha base. Estaba abierta también la posibilidad de pasar por Sevilla, lo que finalmente no se produjo, al tener que acortar Obama su visita por cuestiones internas (agudización del conflicto racista entre la policía estadounidense y la población negra), con lo que la visita se circunscribió al destino principal del viaje, la citada base roteña. Sin embargo, la mayoría de los diarios relató lo que pensaban iba a ser la llegada del presidente USA a Sevilla poco menos que como producto de un interés del mandatario por conocer el patrimonio y la cultura de la zona, concepción que, como luego se vería, pecaba de ingenua, dado que, en una suerte de Bienvenido Mr. Marshall 2.0, Obama pasó de largo sin tocar Sevilla y fue directamente a lo que demostró ser el punto más importante de su viaje; justamente, la base de Rota donde Estados Unidos ha desplegado su escudo antimisiles. Así lo contaba ABC (4/VI/2016)[4]:

<< Así será la visita de Obama a Sevilla. El dispositivo ya está preparado para que el presidente de los Estados Unidos pernocte en la capital andaluza y se vea con el Rey. Llegará el próximo sábado a última hora o incluso de madrugada al aeropuerto de San Pablo, dormirá en un hotel céntrico —probablemente el Colón, aunque hay otras opciones—, paseará el domingo por la mañana por los principales monumentos de la ciudad y, tras ser recibido por el Rey en el Alcázar, se marchará a la base militar de Rota. Ésta es la agenda que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, tiene prevista en estos momentos para su visita a la capital andaluza el próximo fin de semana, aunque todo puede cambiar en cuestión de horas por razones de seguridad o por deseo de la comitiva, que está perfilando su desplazamiento a Sevilla intentando ocultar la máxima información posible. En estos momentos, el dispositivo que se desplegará en la ciudad está diseñado para cubrir este horario, lo que significa que Obama estará menos de 18 horas en Sevilla y que su visita se concentrará en la mañana del domingo. >>

Leamos ahora la información correspondiente de El País (6/VI/2016)[5]:

<< Obama tiene previsto reunirse con el rey Felipe VI y con Mariano Rajoy, presidente del Gobierno en funciones, y realizar una visita privada a Sevilla, así como participar en un acto en una de las dos bases con presencia militar estadounidense: Rota (Cádiz) o Morón de la Frontera (Sevilla). […] Obama llegará a España procedente de Varsovia (Polonia) el sábado 9 de julio y dormirá esa noche en Sevilla. Al día siguiente está previsto que realice una visita privada a la capital andaluza y que participe en un acto en una de las dos bases con presencia militar estadounidense en España: Rota (Cádiz) o Morón de la Frontera (Sevilla). >>

La más naïve, sin duda, es la noticia aparecida en El Mundo (5/VII/2016)[6]:

<< El presidente de los Estados Unidos, en Sevilla. Obama visitará la Catedral y el Alcázar de Sevilla junto a Felipe VI. El presidente norteamericano llegará a Sevilla el sábado por la noche y recorrerá el centro de la ciudad el domingo. El lugar donde pernoctará es una incógnita, aunque podría ser el Hotel Colón, el hotel de los toreros. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, conocerá la Catedral de Sevilla y el Real Alcázar, los dos monumentos más significativos de la ciudad, y posiblemente tenga ocasión de degustar algún plato de la gastronomía local durante el recorrido cultural que realizará en la mañana del próximo domingo por la capital hispalense. Obama, que llegará a Sevilla en la noche del sábado, estará acompañado por el rey Felipe VI, que le invitó a visitar España durante su último encuentro en EEUU en septiembre de 2015. La estancia del presidente estadounidense en Sevilla comenzará en la tarde-noche del sábado. Llegará al aeropuerto de San Pablo a bordo del Air Force One […]. El lugar donde Obama pasará la noche es una incógnita […]. El Colón es un hotel de considerable ambiente taurino, donde es habitual que pernocten los toreros que se anuncian en los carteles de la Real Maestranza y sus cuadrillas. También es posible que duerma en el hotel Alfonso XIII, el más lujoso de la ciudad y que dispone de suite real, o en el Real Alcázar, residencia oficial de los Reyes de España en la capital sevillana. El domingo por la mañana, tras el desayuno, el presidente de los Estados Unidos, que acudirá a Sevilla sin su familia, realizará un recorrido turístico por el centro de la ciudad que incluirá, al menos, la Catedral y el Alcázar. En principio está descartada la visita al Archivo de Indias, pese a la intensa relación de este edificio con la historia del continente americano. El Ayuntamiento de Sevilla persigue la idea de que, además, el presidente norteamericano y el rey de España compartan en algún momento del recorrido un refrigerio a base de gastronomía local. […] Terminado el recorrido cultural, Felipe VI regresará a Madrid mientras Obama se desplazará a la base aeronaval de Rota (Cádiz), que acoge a cuatro destructores norteamericanos que participan en el escudo antimisiles de la OTAN. […] >>

La de La Razón (2/VII/2016)[7] ni siquiera hace referencia a lo que iba a ser su paso por Rota (y a la postre, el único paso), aunque sí la nombra en lo relativo a los motivos de la visita:

<< Obama iniciará su visita a España el 9 en Sevilla. […] El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, iniciará su visita a España el próximo viernes 9 de julio en Sevilla, donde llegará desde la cumbre de la OTAN de Varsovia […]. A falta de más detalles sobre su itinerario, se espera que Obama llegue a Madrid el domingo 11, donde se reunirá con el Rey Felipe VI y con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy. […] El Gobierno español lleva años negociando una visita del presidente de EEUU como gesto de recompensa por la implicación de las bases de Rota y Morón de la Frontera en sendos proyectos de Defensa impulsados por Estados Unidos, un desplazamiento que finalmente solo ha podido cerrarse en estas fechas, justo antes de que arranque en EEUU la campaña de las elecciones presidenciales. >>

Diario de Sevilla (6/VI/2016)[8] bate todos los recórds, al no nombrar siquiera a la base o a Rota:

<< Obama iniciará su visita a España el 9 en Sevilla. […] La visita de Obama a Madrid y Sevilla será la décima de un titular de la Casa Blanca y la primera en los últimos 15 años, desde que lo hiciera George W. Bush en junio de 2001. […] >>

Como decíamos, Canal Sur emite un mensaje probélico en torno a la base militar de Rota que cuenta con financiación tanto del Gobierno español, a través del Ministerio de Cultura, como de la propia Administración colonial de la Junta; un mensaje en el que, como en las anteriores informaciones, se trata de enrocar lo principal (objetivos, estrategias y acciones militares) con lo accesorio (contacto de la población local de Rota con modas músicales, gastronómicas o de indumentaria de la potencia colonizadora), tal como, insistimos, vamos a ver. Antes, comentemos que en octubre de 2011 se anunció que Rota albergaría el componente naval del escudo antimisiles de Estados Unidos, lo que, de hecho, la convierte en su base principal de dicha pieza clave de la OTAN, en el contexto de la 'nueva Guerra Fría' contra Rusia, potencia que, a raíz de dicha decisión, ha pasado a apuntar con sus misiles a Andalucía (Elmundo.es, 21/XI/2016[9]). El escudo fue planificado en 2007 por la Administración Bush y de su construcción se benefician las grandes empresas armamentísticas Lockheed Martin, Raytheon y Northrop Grumman, las cuales son (junto con Boeing) las que acumulan dentro del sector de “defensa” más cargos directivos o lobbistas que han sido previamente altos cargos gubernamentales, y viceversa (las conocidas como "puertas giratorias"), lo que no hace casual que sean también las mayores adjudicatarias en contratos de defensa del gobierno USA. El entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó el acuerdo como “una garantía para la defensa del territorio español y de los españoles” que tendría “un impacto muy significativo en términos socioeconómicos”. Sin embargo, la instalación del escudo supuso la adecuación del puerto de Rota a las "necesidades" de la OTAN, lo que costó al Estado español 64 millones de euros. Por otra parte, convierte al Cuartel General de la flota española en objetivo militar clave, lo que implica el aumento de la seguridad de la base, con el correspondiente coste económico que se añadiría a la deuda de más de 30.000 millones de euros del Ministerio de Defensa (deuda que lo coloca casi en una situación de quiebra). Además, los 772 puestos de trabajo indirectos prometidos por el Gobierno español (que, de haberse destinado a empleo en economía sostenible y adecuada a las características de la zona, habría generado trabajo realmente estable), caso de llegar a ser efectivamente creados, estarán siempre absolutamente supeditados a las eventualidades de la permanencia del personal estadounidense en Rota: en 1979, cuando se fue de allí más del 31%, como consecuencia se perdieron 114 puestos de trabajo y supuso un colapso económico a todos los niveles en la localidad, mientras la tendencia muestra que mientras hasta finales de los años ochenta la base empleaba a unos 2.500 trabajadores civiles del Estado español, en 1997 la plantilla ya había bajado hasta 1.600 trabajadores y aquel año todavía se redujo más, hasta 1.200 puestos de trabajo, aparte de que la progresiva privatización de las funciones anteriormente realizadas por el ejército en favor de las empresas privadas conectadas con el Gobierno estadounidense reduce las posibilidades de que las/os trabajadoras/es civiles locales continúen realizando los servicios antes desempeñados, sobre todo cuando Rota carece de industrias que tengan capacidad para recolocarlas/os (dado que ni los gobiernos franquistas ni los posfranquistas jamás han hecho nada por cambiar esta acusada situación de dependencia, por ejemplo creando industrias estratégicas que supusieran un impulso para el resto de los sectores económicos). A principios de 2017, 12 empleados del aeropuerto de la base naval habían sido despedidos (Andaluciainformacion.es, 31/I/2017)[10] y, entre tanto, la empresa concesionaria de los servicios de dicha instalación aérea (estadounidense) amenazaba con un nuevo paquete de despidos de personal local que afectaría a 45 trabajadores más (Cadenaser.com, 24/I/2017)[11]. De hecho, la supuesta certeza del argumento esgrimido habitualmente para defender la existencia de las bases militares en las localidades donde se asientan, a saber, el hecho de que crean numerosos puestos de trabajo, supondría que la tasa de desempleo en dichos municipios sería muy inferior a la registrada en las poblaciones circundantes. Sin embargo, no ocurre tal cosa ni en Viator (en la provincia de Almería), que alberga una base española, ni en Morón (provincia de Sevilla) ni en la misma Rota (provincia de Cádiz), ambas con bases estadounidenses (y subsidiariamente españolas). Por ejemplo, la última de ellas, que es la que mejores datos comparativos ofrecería de las tres respecto a sus respectivos entornos geográficos, registra una tasa de paro “inferior a la de otros muchos pueblos gaditanos, pero de ninguna manera nada significativo. En concreto tiene un 29,2%. Otros pueblos: Algeciras: 30,9%, Jerez: 36%, La Línea: 34%, Puerto Real: 32%, San Fernando: 30%, Cádiz capital: 31%, El Bosque: 30,9%” (Junco, 2017).

El Gobierno español, a pesar de todo ello, ha esgrimido siempre el argumento del impacto socioeconómico positivo en la zona: cabe señalar, no obstante, que el consumo fuera de la base de los residentes estadounidenses se restringe a los productos que no pueden encontrar en la base, porque las tiendas del recinto (supermercados, etc.) tienen precios mucho más baratos que en el exterior, y desde la llegada de los estadounidenses, el consistorio de Rota ha tenido que incrementar sus servicios y prestaciones sin recibir ningún tipo de compensación, debido a la exención tributaria de que aquellos gozan en virtud del Tratado de Amistad y Cooperación hispano-norteamericano firmado en 1976 (el Ayuntamiento de Rota calcula que entre 1984 y 1996 el municipio dejó de ingresar más de 34 millones de euros por los impuestos de la base, sin contar los intereses de demora, aparte de que tampoco puede cobrar las licencias de las actividades comerciales que se realizan dentro del recinto militar y que no están sujetos a intereses militares, como pizzerías, cines, tiendas, etc.). En definitiva, el que más del 50% de la actividad económica de la zona esté relacionada con la base (en vez de con la economía real y productiva local) se presenta como un efecto socioeconómico positivo, pero realmente es un grave error que dependa tan fuertemente de un factor tan coyuntural, puesto que si un día las autoridades norteamericanas decidieran abandonar la base, significaría un colapso.

Pero además se olvida el impacto negativo. De hecho, la base ha originado perjuicios a lo largo del tiempo sobre la economía local y sobre la población: acumulación de arena en la dársena del muelle pesquero de Rota causada por el muelle militar que desvía el curso de las corrientes marinas, malas comunicaciones con las poblaciones vecinas por el rodeo que supone bordear el recinto militar, influencia negativa de la proximidad de la base sobre el turismo, riesgo muy alto de accidentes debido a los vuelos rasantes de aviones, ocupación de las tierras más fértiles por la instalación militar, riesgo de accidentes por el carácter militar del recinto, etc. A nivel global, se propicia una escalada armamentística y del gasto militar por la que los presuntos países enemigos de EE.UU. y la OTAN (Irán, Rusia, China) se consideren debilitados en su capacidad ofensiva (el escudo no es infalible y por tanto, un aumento de armas ofensivas implica un aumento de la probabilidad de que una de ellas esquive dicho escudo), y, al tiempo, Estados Unidos, a cambio de su protección a Europa, ha venido exigiendo más inversión económica militar a los aliados europeos. Por supuesto, aumenta el peso del Estado español en la OTAN, lo que lo convierte en objetivo militar de primer orden para los potenciales enemigos de EEUU, de manera que Estados Unidos logra traspasarle (y, con ello, a Andalucía) una parte de las supuestas amenazas de ataque a sus territorios: una situación de peligro directo a la que se expondría la población de la bahía de Cádiz (unas 650.000 personas, las/os ciudadanas/os serían las primeras víctimas) en caso de ataque por parte de una potencia enemiga de la OTAN o de EE.UU. Por otra parte, la ampliación de la base de Rota puede suponer un incremento del tráfico de armamento, incluso el nuclear: de hecho, el Gobierno español está obligado a autorizar las escalas de los barcos de EE.UU. sin solicitar información sobre el tipo de armas que llevan a bordo. Barcos y submarinos norteamericanos propulsados ​​por energía nuclear hacen escala en Rota y Gibraltar es lugar habitual de abastecimiento para ellos y para los británicos, lo que hace que, si a causa de un incidente fortuito, o como consecuencia de un ataque, se produjera un accidente que ocasionara la dispersión de combustible o material nuclear, la bahía de Cádiz se podría convertir en otro Fukushima. Otra contrapartida es el estatus de que goza el personal estadounidense, lo que posibilita que cualquier delito cometido por soldados o funcionarios pueda quedar impune, en virtud del convenio entre el Estado español y EE.UU. sobre cooperación en defensa, firmado en 1988 y modificado por el Protocolo de enmienda de 2002, que prácticamente lo exime de obligaciones ante la justicia española en el caso de comisión de un delito (por ejemplo, soldados estadounidenses de la base de Morón destrozaron una sede del INEM en 2014; Lavozdemoron.es, 30/III/2014[12]), mientras, en el ámbito internacional, EEUU no ha ratificado nunca el estatuto de Roma y, por tanto, su personal (civil y militar) no está sometido a la jurisdicción del Tribunal Penal Internacional de La Haya (De Fortuny y Bohigas, 2011). Evidentemente, estamos examinando los perjuicios de la instalación de las bases estadounidenses para la población destinataria de su emplazamiento, pero ni siquiera entraremos a detenernos en las consecuencias que tiene su uso para las víctimas de la acción imperial (invasiones, bombardeos y genocidios varios).

Como se puede esperar, el mensaje informativo de Canal Sur es netamente favorable a la existencia de las bases militares en suelo andaluz, al centrarse en el ya refutado argumento económico. El texto que puede leerse en su web corporativa reza: “La Base Naval de Rota (Cádiz), un espacio de uso conjunto en el que las fuerzas armadas de EEUU están asentadas desde hace 63 años, es uno de los destinos favoritos de los militares estadounidenses y un foco económico de la zona con un impacto directo e indirecto cifrado en 600 millones de euros”[13]. Lo que ya llama más la atención es que para mitigar el posible clima de opinión contrario a las últimas ampliaciones del control militar estadounidense se financien obras audiovisuales dirigidas a lavarle la cara. Toda colonización es, desde el principio, codicia, piratería, guerra, armas, saqueo y matanza, por más que a posteriori se adorne siempre como evangelización, empresa filantrópica, ilustración, democracia o expansión de la cultura y la civilización (Césaire, 2006: 13-40). Ni más ni menos es esto último lo que hace la televisión autonómica, tanto con recursos de la propia Administración a la que pertenece como del Ministerio de Cultura del Gobierno español, proyectando la idílica visión de que las bases militares estadounidenses, más que instalarse como herramienta al servicio del dominio de los recursos mundiales y el beneficio privado de una serie de corporaciones ligadas a la industria de la muerte y la destrucción (como hemos indicado) son merecedoras de agradecerles la llegada a Andalucía de la modernidad cultural, la emancipación de la mujer o tiernas historias de amor entre personas de diferentes naciones. Volvamos a otro texto de la página en Internet de Canal Sur[14]:

<< El pasado mes de julio [de 2016] arrancó, en la localidad gaditana de Rota, el rodaje de “Rota'n Roll”, un documental de la realizadora sevillana Vanesa Benítez, participado por Canal Sur Televisión, que intenta recrear cómo fue la llegada y establecimiento de la comunidad norteamericana en la que era, en los años 50 del pasado siglo, una pequeña villa marinera, campera y humilde del Mediterráneo.

[...] a partir de entonces, todo en Rota comenzó a ser diferente al resto del país: llegaron los misiles pero también los dólares, los Levi´s, el Marlboro, las Harleys, las historias de amor entre americanos y roteñas, y el rock and roll.

[...] La música rock jugará un papel muy importante en la narración de la historia, contextualizada entre las décadas de los 50 y los 70, donde bandas míticas como Turtles, Beach Boys, Beatles, Rolling Stones o Creedence sonaban en las emisoras dentro de las propias bases norteamericanas alrededor del mundo y, por lo tanto, también en la villa de Rota y sus alrededores. La música representó un elemento rompedor, y a la vez de unión, muy importante entre las dos comunidades. Y a día de hoy, los recuerdos y vivencias vienen acompañados de aquellas melodías y acordes imborrables. [...]

“Rota'n Roll” cuenta con el apoyo de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Rota, Canal Sur Televisión y del ICAA-Ministerio de Cultura, además de la colaboración del Hotel Playa de La Luz de Rota. Su estreno se prevé para principios del próximo 2017. >>

En efecto, por la lectura del dossier del proyecto conocemos que cuenta con un presupuesto de 215.000 euros y la colaboración de Canal Sur y la Junta de Andalucía[15]. El documento combina las doctrinas de Mac Carthy ("la amenaza soviética") con la de Monroe ("pequeña América", asimilando todo un continente con el país hegemónico):

<< Para los americanos el pequeño pueblo de Cádiz era la “puerta del Mediterráneo",el punto geoestratégico ideal para que EEUU pudiese controlar la amenaza soviética desde el flanco occidental durante la Guerra Fría y velar por la seguridad mundial desde la pequeña población andaluza. Para los roteños, que vivían bajo la dictadura de Franco, una “pequeña América” de 35 km2, rodeada de una alambrada, se instalaba ante sus ojos. >>

El planteamiento del documental también presenta la metamorfosis del "pequeño pueblo de Cádiz" en un dinámico nodo cosmopolita que

<< […] comenzó a transformarse en una zona fronteriza entre dos países, un hervidero de gente de todo el mundo: desde marines, combatientes de Vietnam, camareras, músicos y comerciantes, hasta llegar a familias chinas que amasaban todo el capital en sus locales a un lado y otro de la calle y que además, eran sospechosas de colaborar con el KGB. Justo en esa calle, con nombre de santo y que las revistas internacionales de la época como el inglés The Observer bautizaron como “Street of Sin” (calle del pecado) fue donde comenzaron a cruzarse muchas historias entre los americanos y la gente del pueblo, donde convivían los dólares y las pesetas y por donde comenzó a fluir la historia viva de una época. >>

¿Qué legado ha dejado la base, 60 años después de su instalación? Amables recuerdos (el propio documental se autodefine como "de corte nostálgico") por el privilegio de haber accedido a la modernidad en modas, comidas y música:

<< Lo que sí queda es un sentimiento de nostalgia, vídeos en 8mm y muchas fotos de una época y de un fenómeno socio cultural de los más importantes en la Europa del s.XX. Nostalgia entre los americanos que volvieron a sus casas con acento gaditano, entre las roteñas que cambiaron el mar por montañas en Arizona, entre los que se quedaron en Rota a echar raíces, entre los que crecieron dentro de la "pequeña América" y veían "España" al otro lado de la alambrada, y entre los roteños, que para eso fueron de los primeros europeos en cruzar "la frontera", beber Dr. Pepper, comer hamburguesas y escuchar una música llamada rock n´roll. >>

Canal Sur, según era previsible, no se limitó a difundir una nota de prensa en su web acerca del proyecto, sino que también se encargó de promocionarlo dedicando una entrevista a  su directora la mañana del 17 de agosto de 2016 en el espacio radiofónico Aquí estamos, con un fondo de música rock en el que sonaron temas como como “Satisfaction”, de The Rolling Stones, o “I get around”, de The Beach Boys[16]. Esta es una transcripción de los momentos más destacados:

<< 38:59. PRESENTADOR 1 (P1): Vanessa Benítez es la directora de este documental en el que se está trabajando y que trata de plasmar un poco lo que fue, ha sido y casi es la historia de la base naval de Rota. […]

40:04. VANESSA BENÍTEZ (VB): […] la cantidad de historias tan maravillosas que nos están contando de aquella época que tuvo que ser fascinante. […]

PRESENTADOR 2 (P2): […] No solamente de la base, Vanessa, sino también... Mira, yo soy de Cádiz. [...] Si vieras la bocanada de aire fresco que era Radio Rota...

VB: Exacto, exacto.

P2: […] Y yo tenía puesto, pero a piñón fijo, Radio Rota, vamos. Siempre.

VB: Exacto. Tú lo has dicho y, de hecho, nosotros, en el documental, tenemos a una locutora del American Forces Radio, de la época, y nos cuenta unas historias increíbles de la música que ponían y de la gente de Rota, que cuentan que para ellos era como un faro esa emisora. Daba música nueva, un aire nuevo entraba en el país.

PRESENTADORA 3 (P3): Claro. Que entraba en un país donde, efectivamente, ese tipo de música no llegaba.

VB: Efectivamente.

P3: Vanessa, estáis entrevistando a españoles nacidos en Rota, habitantes de Rota que vieron cómo su vida se transformaba y ¿también a americanos que vivieron su juventud en Rota?

VB: Exacto, tú lo has dicho. Tenemos a gente que pasó por allí, tanto marines como miembros de la Navy, combatientes del Vietnam que también pasaron por Rota... Y tenemos también a los hijos de estos marines o miembros de la Navy que nacieron en Rota y son roteños, vamos. Que es que ellos no son americanos; son roteños. […] A nivel humano, tanto americanos como roteños están encantadísimos con el proyecto, porque les trae recuerdos de una época maravillosa. […]

P2: ¿Habéis recogido testimonios de empleadas del hogar (que eran de Rota, eran de El Puerto de Santa María o que eran de Chipiona), empleadas del hogar que trabajaban en la base?

VB: Exactamente.

P2: Eran las que informaban de cómo vivían los americanos.

VB: Exactamente, sí. Nosotros... bueno, yo he querido reflejar también, digamos, el papel de la mujer, ¿no?, el impacto que tuvo también en la mujer la llegada de la comunidad americana, el establecimiento de la base. Lo hacemos a través de testimonios de algunas mujeres que se incorporan al mercado laboral, ¿no? En aquella época era muy complicado que una mujer trabajara fuera de lo que eran las labores de su casa, ¿no?

P2: Sí…

VB: Entonces tenemos varios testimonios de mujeres que pues bien entraban en la base a [?] los chicos, o a las tareas domésticas, o incluso, en su casa, lavaban la ropa de los americanos, o les hacían la comida...

P3: Algunas se casaron con americanos también, y se fueron a Estados Unidos a vivir.

P2: ¡Oy, qué bien, por Dios!

VB: Muchísimas, muchísimas. Sí. Tenemos muchas historias de amor dentro del documental porque creemos que en el fondo eso, lo que es, es una historia de amor, entre una comunidad y otra. […]

P1: Es que, entre unos y otros, tantos años, no sé, pero unos cuantos millares de militares han pasado por Rota, ¿eh?

VB: Bueno, muchísimos, muchísimos; no te puedes imaginar.

P1: Una barbaridad.

VB: Muchísimos, y están todos emocionados con el proyecto.

P1: Claro.

VB: Cuando yo les escribo o entro en contacto con ellos, que los encuentro a través de páginas web y demás es como «¡Madre mía, qué recuerdos me traes ahora de esta época tan bonita que viví en Rota!», ¿no? Y les mando fotos de Rota, de ahora, y me dicen «¡Pero esto no tiene nada que ver con lo que yo conocí! ¡Cómo ha cambiado el pueblo!»

P3: ¿Tienen buenos recuerdos en general de su estancia aquí en España?

VB: Muchísimos, mira: la frase que todos, todos, todos comparten es «la mejor época de mi vida». Todos. Todos.

P2: Y la época más barata. Entonces el dólar y la peseta estaban…

P3: Hombre, y coincide con su juventud, ¿no? Que eso siempre ayuda.

VB: Exacto.

P2: Vanessa, y el nombre, genial:

P1, P2 Y P3 (Unísono.): Rota 'N Roll.

P2: Genial.

P1: Bueno, según lo previsto, primer trimestre de 2017, más o menos, ¿no?

VB: Exacto. Ese es nuestro objetivo: que podamos estrenarlo a principios de año.

P2: Qué bien, qué bien. Me encantará verlo.

P1: Estoy ya con ganas, ¿no? Porque decimos que los americanos quieren verlo, pero claro, Hugo: todos los que os habéis criado en el entorno de la base naval de Rota también queréis verlo. Por eso digo…

P2: Es que yo tengo muchas anécdotas de la base, vamos.

P1: Claro.

VB: Claro. Fíjate, fíjate. Claro que sí.

P1: Vanessa, iniciativa fantástica. Que el rodaje salga según lo previsto y que podamos verlo, ¿no?, lo antes posible, este trabajo, este documental: Rota 'N Roll.

VB: Pues seguro que sí. Muchísimas gracias. Claro que sí.

P1: Un documental que cuenta con el apoyo de la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento de Rota y de esta casa, ¿no?, de Canal Sur…

VB: De Canal Sur. Sí, sí.

P1: …Radio y Televisión. ¡Un abrazo, un beso!

VB: Un beso. ¡Muchas gracias!

P2: Adiós.

P3: Adiós, Vanessa.

Quedan, así, plasmados también en Canal Sur Radio los ejes semánticos mostrados tanto en la nota informativa de la web del ente autonómico como en el dossier del proyecto documental: nostalgia de un pasado idílico e irrepetible (“historias tan maravillosas”, “historias increíbles”, “una época maravillosa”, “época [...] fascinante”, “qué recuerdos”, “buenos recuerdos” “«la mejor época de mi vida»”, “yo tengo muchas anécdotas”), amor en supuesto plano de igualdad entre el ocupante y el colonizado (“Tenemos muchas historias de amor”, “es una historia de amor, entre una comunidad y otra”), culturización a cargo del colonizador (“bocanada de aire fresco”, “para ellos era como un faro”, “un aire nuevo entraba en el país”), asunción de la identificación monroeniana (América es igual a Estados Unidos) por mor de la cual se invisibiliza o subjerarquiza a la América no estadounidense (“americanos que vivieron su juventud en Rota”, “ellos no son americanos; son roteños”, “tanto americanos como roteños están encantadísimos”, “la llegada de la comunidad americana”, “se casaron con americanos”, “los americanos quieren verlo”) y emancipación de la mujer autóctona por parte del imperio (“el impacto que tuvo también en la mujer […] el establecimiento de la base”, “mujeres que se incorporan al mercado laboral”, “En aquella época era muy complicado que una mujer trabajara fuera [...] de su casa”). Este último argumento, el de la supuesta emancipación laboral de la población indígena, es el mismo que encontramos en boca del roteño Miguel Sánchez-Romero, director del programa de La Sexta El Intermedio, a través de un artículo en Infolibre.es (7/XII/2016)[17]: "la ocupación americana sirvió a mi padre, jornalero andaluz, para librarse del yugo opresor –infinitamente más ominoso– del señorito jerezano. […] ¿Cómo conjugar el loable rechazo de la guerra con la necesidad de mantener el empleo en una zona lacrada por el paro incluso en los tiempos de bonanza en el resto del país?". Naturalmente, el "país" al que se refiere, y que ha gozado de esos "tiempos de bonanza", es España, concepción que oculta la interrelación dinámica de dependencia colonial de Andalucía respecto al Estado, que es la que explica, precisamente, el hecho de que nuestro país se mantenga como "zona lacrada por el paro" mientras en otras zonas del Estado las estadísticas e indicadores socioeconómicos reflejen una realidad bien distinta.

Naturalmente, el estreno del documental ha concitado, como último capítulo (hasta ahora) de su andadura, la activación de los dispositivos mediáticos, publicitarios, financieros e institucionales necesarios por parte de la Administración colonial del PSOE-A y sus diversas extensiones: “El choque cultural en realidad era un salto al mundo de la libertad y de lo soñado, una especie de manzana de Adán a la que le ponen voz gente [sic] de la calle que lo vivió en primera persona. […] Aquellos que hemos estado en las puertas de las bases –¡quién dijo que la izquierda no es patriótica!– gritando aquello de «yankees go home», ya no lo gritamos tan alto cuando Vanesa le pone cara y corazón a aquella gente que un día apareció por Rota y muchos se quedaron” (columna de Marcos Quijada en Elcorreoweb.es, 12/XI/2017[18]). “Trajeron a un pueblo donde aún se veían borricos por las calles, sus grandes coches, su tecnología y, [sic] su música” (Cadenaser.com, 8/XI/2017). El Centro de Estudios Andaluces, institución dependiente de la Consejería de la Presidencia de la Junta, concedió el segundo premio de su galardón “Imaginera” a la creación documental, por valor de 3.000 euros[19], en su edición de 2017, a dicha película[20], la cual fue a su vez estrenada en la XIV edición del Festival de Cine Europeo de Sevilla (correspondiente al mismo año) poco después[21], el 4 de noviembre[22]. Todo esfuerzo para ofrecer un rostro amable de la guerra es poco. De todos modos, al poco más de mes y medio, el reciente día de nochebuena, se producía el encierro de trabajadores de la base con que abríamos este artículo.

REFERENCIAS

CÉSAIRE, Aimé (2006): Discurso sobre el colonialismo. En CÉSAIRE, Aimé, Discurso sobre el colonialismo. Madrid: Akal.

DE FORTUNY, Teresa y BOHIGAS, Xavier: “Escudo antimisiles en la base de Rota: un nuevo impulso a la carrera armamentística”, http://mientrastanto.org/boletin-98/ensayo/escudo-antimisiles-en-la-base-de-rota-un-nuevo-impulso-a-la-carrera-armamentistica.

JUNCO, Mariano (2017): “Las bases militares en Andalucía y el empleo”, http://laotraandalucia.org/?opinion=las-bases-militares-en-andalucia-y-el-empleo

NOTAS

[1] http://www.europapress.es/andalucia/cadiz-00351/noticia-trabajadores-aeropuerto-base-rota-cadiz-comienzan-encierro-protesta-despidos-20171224111832.html

[2] http://www.laotraandalucia.org/Antigua/node/1327

[3]  http://politica.elpais.com/politica/2015/09/16/actualidad/1442429822_098544.html

[4] http://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-sera-visita-obama-sevilla-201607042050_noticia.html

[5] http://internacional.elpais.com/internacional/2016/06/06/actualidad/1465218955_058633.html

[6] http://www.elmundo.es/andalucia/sevilla/2016/07/05/577c0131e2704ea37e8b460d.html

[7] http://www.larazon.es/internacional/obama-iniciara-su-visita-a-espana-el-9-en-sevilla-GE13062501#.

[8] http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/2301045/obama/visitara/sevilla/mes/viene.html

[9] http://www.elmundo.es/internacional/2016/11/21/5832f30d468aeb920e8b459c.html

[10] http://andaluciainformacion.es/andalucia/651544/despedidos-12-empleados-del-aeropuerto-de-la-base-naval-de-rota/

[11]  http://cadenaser.com/emisora/2017/01/19/radio_cadiz/1484821759_897417.html

[12] http://lavozdemoron.es/moron/item/5776-el-marine-de-los-eeuu-“asaltador”-de-la-oficina-del-inem-de-morón-sigue-en-el-valme-custodiado.html

[13] http://www.canalsur.es/rota-una-base-con-un-impacto-de-600-millones-de-euros/918608.html

[14] http://www.canalsur.es/television/programas/toros-en-canal-sur-/noticia/954105.html. A pesar de las palabras que componen este enlace, la nota informa, efectivamente, de que “Rota acoge el rodaje del documental "Rota'n Roll", participado por Canal Sur”; no sobre toros.

[15] http://www.rotanroll.com/wp-content/uploads/2016/02/FICHA_TECNICA_RNR_ESP.pdf

[16] http://ondemand.rtva.ondemand.flumotion.com/rtva/ondemand/mp3-web/Chopper/279/279-aqui_estamos-20160817_1000_1400.mp3. A partir del minuto 39.

[17] http://www.infolibre.es/noticias/opinion/2016/12/07/la_eta_andaluza_58472_1023.html

[18] http://elcorreoweb.es/opinion/columnas/un-picu-para-rota-n-roll-BD3533210

[19] http://www.imagenera.es/index.php?pagina=entrada

[20] http://www.imagenera.es/index.php?pagina=ganadores

[21] http://festivalcinesevilla.eu/es/programacion/pelicula/rota-n-roll

[22] https://www.centrodeestudiosandaluces.es/index.php?mod=cea_actividades&IdProg=ACT174/17&id=1601&idm=


[12]            http://lavozdemoron.es/moron/item/5776-el-marine-de-los-eeuu-“asaltador”-de-la-oficina-del-inem-de-morón-sigue-en-el-valme-custodiado.html

[14]            http://www.canalsur.es/television/programas/toros-en-canal-sur-/noticia/954105.html. A pesar de las palabras que componen este enlace, la nota informa, efectivamente, de que “Rota acoge el rodaje del documental "Rota'n Roll", participado por Canal Sur”; no sobre toros.