Lunes 10 Diciembre 2018

El nuevo/viejo relato unionista en el periodismo y la publicidad (II)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Sererat y MauraEn otro lugar[1] dábamos inicio a una serie de análisis sobre el discurso nacionalista de Estado que, reactivado al calor del desafío catalán al régimen surgido de la Constitución de 1987, conserva sus ejes históricos esenciales aunque actualizado de acuerdo con la coyuntura en desarrollo. Continuamos examinando su reflejo en el campo informativo y comercial, entre cuyas manifestaciones encontrábamos el último anuncio televisivo navideño de la empresa cárnica Campofrío, titulado Amodio[2], cuyo tema central era la volubilidad y cambios afectivos constantes y repentinos (idea simbolizada por las vueltas de la veleta con cuyo plano comienza el spot); rasgo que, teóricamente, caracteriza a “los españoles”, colectivo entendido como unidad (es decir, un solo pueblo).

Que “la compañía ha apostado por el talento español” (volviendo al texto oficial de la compañía, en el que se desgranan las claves de su campaña) se traduce en haber elegido como directora del spot a la cineasta Isabel Coixet, quien era laureada desde el unionismo mediático en la introducción a una entrevista de El País Semanal (31/I/2018[3]) aludiendo a que “en los últimos tiempos, ha alzado la voz sin tapujos ante el desafío separatista de Cataluña”. Así lo subrayaba la periodista, quien en una de las preguntas le recordaba a Coixet que “Ha hablado claro contra el independentismo en Cataluña”. Respondía Coixet: “Cuesta admitir que uno ha sido manipulado. En los inicios del nazismo, el partido nazi consiguió crear un espíritu de camaradería entre la gente que hizo que sintieran que pertenecían a algo. Esa pertenencia les dio la victoria. Muchas buenas personas juntas pueden resultar dañinas, y cuando alguien tiene que recordar todo el rato lo buena persona que es…, sal corriendo”. Es curioso que justo antes la cineasta opinara que “No estar a favor del independentismo no significa ser facha, como quieren simplificar” para introducir acto seguido la permanente simplificación que vincula al independentismo (o cualquier nacionalismo no-español) con el nazi-fascismo; ideología que, precisamente, si por algo se caracteriza en el reino de España es por promulgar la unidad del vigente Estado caiga quien caiga y a toda costa. Por supuesto, el reforzamiento del sentimiento de “pertenencia” (siguiendo sus palabras) a España que se traza en la campaña de Amodio debe entenderse como un sanísimo ejercicio.

En efecto, la acusación de ‘nazis’ y ‘fascistas’ formulada contra las herejías al dogma de la sagrada unidad del Estado es un leitmotiv del nacionalismo español. Tan solo cuatro días antes de la publicación de esa entrevista (es decir, el día 27 de enero), la propia exprofesora particular de Felipe VI y directora de la Real Academia de la Historia, Carmen Iglesias, lo reproducía, de forma implícita, con una cita de Hannah Arendt en referencia a la Alemania nazi, dentro de un documental propagandístico emitido con motivo del inminente 50 cumpleaños del monarca titulado Rey Felipe, 50 años en el que, por supuesto, ajustándose al relato del rey salvador con su decisivo discurso contra la autodeterminación catalana, se expresaba de este modo ante la cámara de TVE[4]:

<< En mi opinión, hay un antes un después con el discurso del rey del 3 de octubre. Uno de los problemas que se han dicho en todos los medios y que repitieron unos y otros es ese «todos somos culpables»: pues no; no todos somos culpables. Todos somos responsables de lo que hacemos pero, como decía Hannah Arendt, cuando se dice «todos somos culpables» nadie lo es. Y la culpabilidad tiene nombres y apellidos. Y en ese sentido, pues ese discurso del rey, y [sic] creo que contribuyó a cambiar la percepción de muchos miles de españoles que no comprendían cómo estábamos y cómo habíamos llegado a esta deriva de la secesión de un sector de Cataluña. >>

La misma preceptora real e historiadora ofrecía ese mismo relato de la providencialidad del líder de Estado en una entrevista publicada el 30 de enero en la página 20 de El País:[5]:

<< Llega en plena madurez intelectual y emocional, personalmente y como estadista. Don Felipe lo ha demostrado públicamente con el discurso del 3 de octubre y los que le han seguido, donde creo que ha habido un antes y un después en la percepción del problema principal que en este momento tenemos en España, que es el intento de secesión saltando las leyes de Cataluña. Personalmente, ha demostrado lo que hemos aprendido en historia, que un príncipe es el que sabe ponerse a la cabeza de su tiempo en el momento oportuno. […] Don Felipe, el Rey, lo ha acometido con toda valentía, rigor y dentro de la Constitución. Siempre sin pasarse más allá, dentro de su función de moderación y de arbitraje, que ha sido muy importante. >>

No sabemos si ya había firmado con Campofrío la realización del famoso spot de temática psiquiátrica, o incluso comenzado a rodarlo, pero Coixet dejó este titular a Elconfidencial.com el día 22/X/2017: “Isabel Coixet: «Los psiquiatras de Cataluña se van a forrar»”. En el cuerpo de texto se recogen en mayor detalle algunas de sus opiniones: Fuera del cine, mis principales influencias provienen de pensadores de izquierda, como Gramsci o Arendt. Es increíble como las teorías de Arendt sobre política todavía son aplicables hoy en día”. Es curioso que, a pesar de manifestar primero que la obra de esas dos relevantes figuras del pensamiento del siglo XX explica, a su parecer, los fenómenos sociales contemporáneos, dé a entender en otro momento de su diálogo con el medio digital que no le han servido para comprender el desarrollo del proceso catalán: “«Yo lo que me pregunto es cómo hemos llegado hasta aquí. Desde hace años, algunos ya avisamos de que estaban pasando cosas raras, y ahora aquí estamos. No entiendo muy bien lo que supone la aplicación del 155, pero la situación es de una esquizofrenia que no puede aguantarse. Por un lado no estoy de acuerdo con unos y, por el otro, la respuesta ha llegado siempre mal y tarde”[6]. A pesar de tener como mentes contemporáneas de cabecera a Gramsci o Arendt, todo se reduce a “cosas raras” y “esquizofrenia”. A amodio, quizá. En todo caso, este relato rescata la estructura del que se proyectó en 1991 en los medios del Estado español (aunque no solo) en relación con los acontecimientos de la Primera Guerra del Golfo, de tal modo que el entonces mandatario iraquí, Sadam Hussein, fue presentado invariablemente como “un nuevo Führer” y “la personalización del mal” (del mismo modo que el independentismo catalán se vincula con el fascismo), incluso caracterizado como Hitler en portadas y viñetas, mientras George Bush, dirigente estadounidense a la sazón, se consideraba que por su parte “no había actuado bien” (del mismo modo que “por el otro” lado, el del Gobierno español, “la respuesta ha llegado siempre mal y tarde”), pero esto último “es distinto a adquirir un símbolo negativo” como Hussein, “lo cual es producto de una campaña y no de opiniones aisladas y coyunturales” (Reig García, 1994: 27-28).

Que los medios nacionalistas españoles como TVE o El Confidencial recojan opiniones contra el independentismo catalán que se valen del argumento de autoridad aludiendo a Hanna Arendt, como hacían respectivamente Carmen Iglesias o Isabel Coixet, es lo esperable. En lo que es obvio que no van a profundizar tales medios es el hecho de que también existen voces que se basan igualmente en los textos (entre otros, como es natural) de la pensadora política alemana, luego nacionalizada estadounidense, de origen judío, pero para argumentar y defender justo lo contrario, es decir, la salida de Cataluña del Estado español, como hace la médica, teóloga y monja benedictina Teresa Forcades, impulsora, junto con el economista Arcadi Oliveres, del Proceso Constituyente en Cataluña (movimiento social creado para promover un cambio de modelo político, económico y social que implique el fin del capitalismo y la independencia de ese país). Veámoslo (Forcades, 2017):

<< Hanna Arendt, en su libro Los orígenes del totalitarismo, considera que sin aislamiento individualista previo no es posible que prevalezca el dominio totalitario del sujeto; Arendt cita a Proust parafraseando a Shakespeare: la cuestión no es, como la plantea Hamlet, 'ser o no ser' sino 'pertenecer o no pertenecer': 'to belong or not to belong, that is the question'. […] Hannah Arendt también había experimentado en sus propias carnes esta importancia: después de que le fuera arrebatada la nacionalidad alemana por ser judía, encontró acogida en EEUU, pero la nacionalidad estadounidense no le llegó hasta catorce años más tarde. Arendt fue apátrida durante muchos años y es por eso que reflexionó sobre 'el derecho a tener derechos' y sobre los límites del individualismo. […] El ser humano no es un individuo aislado. No lo ha sido nunca. El aislamiento, la desvinculación de los demás o la asociación puramente basada en el interés individual han sido la fachada tras la que se han excusado los poderosos para defender sus privilegios e identificarlos con la libertad. La tradición anarquista no se ha dejado engañar y ha desarrollado un concepto de 'libertad' que no tiene nada que ver con la falaz autonomía liberal. [...]

A mi tierra, como mi familia, mi pareja o mi comunidad, no las amo porque sean 'las mejores'. Las amo porque formo parte, porque siento que pertenezco, porque me ofrecen un ‘hogar', un contexto que me constituye y que me permite existir y desplegarme humanamente. Esta constatación de pertenencia es la única en la que puede arraigar una noción de compromiso social y político que vaya más allá del interés individual (económico o de prestigio). […] Precisamente en contra del avance arrollador de la globalización uniformizadora deben alzarse hoy más claras que nunca las particularidades locales, las lenguas, las tradiciones y costumbres que dan testimonio de una determinada experiencia histórica. Deben hacerlo para preservar la riqueza de la experiencia humana en toda su diversidad, antes de que acabemos todas hablando en inglés, en chino o en cualquiera de las lenguas mayoritarias que se están imponiendo (el 50% de lenguas del mundo están hoy en peligro de desaparición). […] Tanto si utilizamos la palabra pueblo como la palabra nación, queda claro que la ordenación política de esta nación o pueblo puede ser diversa: tenemos naciones pluriestatales, tenemos estados plurinacionales. El pueblo catalán, por ejemplo, es pluriestatal, ya que tiene sus miembros actualmente repartidos por cuatro estados: Andorra, Italia, Francia y España. El estado boliviano, en cambio, es plurinacional y también lo son el estado español y el francés. La diferencia es que el estado boliviano lo reconoce en su actual constitución con orgullo, el español lo reconoce a regañadientes y el francés lo niega. >>

En la ya comentada estela (anti-esteladas) de asociar a los herejes separatistas con fascistas y nazis, el día anterior a la publicación de la entrevista que El País Semanal realizaba a la cineasta el medio del grupo Prisa publicaba en contraportada una columna titulada “Eficacia”, elaborada por el miembro de la RAE Félix de Azúa (uno de los fundadores de Ciudadanos; Elespanol.com, 1/II/2017[7]), en cuya primera oración este explicaba sus sensaciones “Al ver la foto de Torrent [presidente del Parlament] sentado a la mesa con Puigdemont [president de la Generalitat en espera de una posible reinvestidura] en la sede de los fascistas (alias nacionalistas) europeos”[8]. En dicha edición impresa de El País, la columna de De Azúa iba colocada a la derecha de una crónica con el título “Los guardianes de la memoria del Holocausto” y con un destacado alusivo a “Supervivientes de los campos nazis”[9]. El 4 de febrero, el diario de Prisa contaba en su página 12 con dos editoriales: el de la mitad superior de la página llevaba por título “¿Quién manda aquí? El Gobierno debe tomar la iniciativa con ayuda de PSOE y Ciudadanos”, en referencia a “los disparates del independentismo”; justo debajo, el otro no salía de la órbita semántica del nazi-fascismo al hablar de “El Holocausto en Polonia”.

Esa imputación de irracionalidad, por parte del españolismo, hacia identidades ajenas a la que defiende tal ideología no es nada nuevo en ella y, a menudo, como estamos comprobando, las adereza con las de los rasgos de la violencia, el autoritarismo y la exclusión (recuérdese el tratamiento informativo de la campaña de Arran contra la masificación turística en el artículo anterior), de manera que para el nacionalismo español (Taibo, 2014: 85-87)

<< Esos nacionalismos, los de la periferia, se antojan comúnmente inmotivados y descarriados, portadores de demandas absurdas, cuando no entregados a una deleznable violencia […] como si quienes reconocen derechos nacionales hubieran de ser negadores ontológicos de los derechos individuales. […] serían, por lo demás, totalitarios y disgregadores, […] intolerantes y excluyentes, portadores de oscuras patologías y xenófobos, acomplejados y […] violentos. […] Los adjetivos totalitario y fascista aplicados a los nacionalismos de la periferia, muy frecuentes, aparecen a menudo en labios, por añadidura, de personas que colaboraron activamente con el franquismo o al menos en nada disintieron de éste. […] Por detrás de todo […] asoma, en fin, el designio de distinguir con claridad lo nuestro de lo ajeno. Lo nuestro se caracterizaría por su naturalidad y normalidad, confrontadas al artificio (mal)intencionado y a la patología de los nacionalismos de la periferia. Los nuestros son inteligentes y cultos, frente a la estulticia y la incultura de los demás. >>

Dicha asignación de los atributos de la estulticia y la incultura se trasluce en la oración “Cuesta admitir que uno ha sido manipulado”, que, como reproducíamos más arriba, pronunciaba Isabel Coixet para El País Semanal. También había declarado en relación con el independentismo catalán: “Creo que lo veíamos como una insensatez tan enorme que no creímos que pudieran continuar. Pensábamos que caería por su propio peso”. Al igual que Taibo (ibíd.), Arana (1994: 8-9) también analiza cómo quien no se adscriba a la doctrina españolista, consistente en convertir un territorio en una idea, será objeto de la descalificación inmediata acerca de su presunta ‘irracionalidad’:

<< Antiguamente España era una península, y el nombre aludía nada más que a eso, es decir, a un accidente geográfico. Luego fue una idea. Una idea forjada por la nación castellana, que ocupa países, impone leyes, destruye idiomas... La creencia ésta de la idea de España consiste en estar firmemente convencido de que todo lo que hay entre una cordillera y un estrecho es un mismo pueblo. Y sin necesitar demostrarlo: es así por predestinación […]. Esta idea absurda se fragua paulatinamente, paralela al avance uniformizador. [...] Esta ideología se contrae a temprana edad mediante la historia escolar, que no es una nadería, una visión simple y aventurera de la historia para la fácil digestión de los niños, sino la ideología oficial del estado. […] Su gran astucia consiste en mostrar como eterno lo que se intenta imponer en los sucesivos presentes. Existe desde siempre y siempre va a existir. Contradecirlo es por tanto injusto e irracional. >>

Es difícil determinar hasta dónde llega la casualidad y en qué punto comienza la causalidad, pero lo cierto es que la información del diario de Prisa en la que este se hacía eco de la aparición del anuncio de Campofrío que extractábamos en el anterior artículo, donde Coixet hablaba de “nuestra forma de ser tan española”, se refería expresamente a un “spot dirigido por la nominada a los Goya Isabel Coixet”[10]. De hecho, la directora sería a la postre protagonista de estos premios al obtener tres respectivos galardones al mejor guión adaptado, mejor dirección y mejor película por La librería, hecho que fue resaltado en la portada de El País con una foto en la que aparecía junto a la también directora de cine Carla Simón, y en cuyo pie se leía, resaltado en versales: “Mujeres unidas por el cine español en la gala de los Goya”[11]. La entradilla de la entrevista de El País Semanal de la que también dábamos cuenta más arriba rezaba: “Su última película, La librería, está nominada a 12 Premios Goya. El próximo sábado se sabrá cuántos galardones cosecha este largometraje número 14 de una filmografía que ha apostado por un cine íntimo poblado por mujeres «dueñas de su vida». [...] Y en los últimos tiempos, ha alzado la voz sin tapujos ante el desafío separatista de Cataluña”[12].

Contra lo que nadie alzó la voz en la ceremonia de los Goya fue precisamente el encarcelamiento de presos políticos a la hora de reprimir ese “desafío separatista de Cataluña”. La gala tuvo un fuerte protagonismo de la reivindicación feminista, algo siempre deseable. Tanto es así que las dos cineastas premiadas aparecían en la foto de portada que el rotativo liberal dedicaba al evento mostrando sendos abanicos que llevaban sobreimpreso el hashtag “#MasMujeres”. “En los últimos años, solo el 38% de los personajes de cine eran femeninos, cuando en España las mujeres son el 51% de la población. [...] «Hablemos, hablemos, hablemos, porque de lo que no se habla no existe», contó Leticia Dolera”, actriz (El País, 4/II/2018, p. 27). Sin embargo, no hubo alusión alguna a las personas en prisión preventiva por participar de un modo u otro en la realización del referéndum catalán de autodeterminación del 1 de octubre de 2017: Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart. Manuel Cristóbal, miembro de la junta directiva de la Academia del Cine[13], se mostró muy consciente de la certeza contenida en las palabras de Dolera cuando, ante las protestas en ese sentido (la ausencia en los Goya de toda alusión a los presos políticos) formuladas en Twitter por gente como Pilar Rahola o Joan Tardà, respondió: “Tampoco hablamos de zombies ni de vampiros. Hablamos de cine, no de cosas que no existen” (Eleconomista.es, 5/II/2018[14]). Un criterio nada coincidente, el de “Hablamos de cine” (solamente), con el de la ceremonia de 2003, en el que la presidenta de la Academia de Cine a la sazón, la actriz Marisa Paredes, que ha sido ahora receptora de un Goya de Honor en esta edición de 2018, se destacó en aquel año con unas muy sonadas palabras contra la guerra de Irak. “«He sido su presidenta y he dado discursos, alguno bien conflictivo como aquel del No a la guerra, que hoy volvería a repetir», ha comentado con el galardón en la mano” en esta ocasión (Verne.elpais.com, 4/II/2018[15]). Quizá la Academia se interese más por la temática bélica (con el “¡No a la guerra!”) que por el cine de terror (de “zombis” y “vampiros”).

Apuntemos que La librería, filme que reportó a Coixet el sonoro éxito en la máxima ceremonia del cine español, según la propia cineasta, “surgió en una conversación con el productor Albert Sagalés” (Atmosferacine.com, 10/XI/2017[16]), nombrado en febrero de 2017 presidente de “Pro Ficción”[17], asociación patronal audiovisual catalana que forma parte de la estatal PROA, lo que le otorgaba también la vicepresidencia de ficción de la Junta Directiva de esta última, en la que aparecía como presidente Raimon Masllorens. Este, a través de la productora Brutal Media[18], fue el productor de la miniserie televisiva Felipe y Letizia[19] [20], una hagiografía en clave rosa del actual jefe de Estado y su cónyuge (Lavanguardia.com, 15/IV/2014[21]) publicitada por uno de los canales que la emitió, la televisión digital por satélite DirecTV, como “el cuento de hadas moderno”[22]. La reproducción mediática de este tipo de narraciones aporta una dimensión mítica en las páginas del diario del grupo Prisa en la que “Los príncipes azules cumplen el mismo papel que Jesucristo, porque son los salvadores: Felipe, por ejemplo, salvó a Letizia del despido seguro cuando el canal CNN cerró en España” (Herrera Gómez, 2014: 16), amén de “legitimar el poder de las monarquías, de los estamentos clericales y del Ejército” (ibíd.: 18). Por otra parte, la mitificación de esta figura del salvador perpetúa las desigualdades basadas en la necesidad, al hacernos creer que la solución a los problemas no pasa por el cambio colectivo ni la transformación de la sociedad en la que vivimos, sino que simplemente tenemos que limitarnos a “obtener el amor de una persona que nos acompañe, nos mantenga, nos apoye y nos haga muy felices” (p. 17). Lo cierto es que “mediante una cuidada estrategia mediática, Juan Carlos I se erigió en un símbolo de la estabilidad democrática española”, pero “Sin embargo, Don Felipe no posee ningún oponente ni dragón al que vencer (como sí lo tuvo su padre). Por eso a través de su gabinete de comunicación, la Casa Real trata de legitimar y justificar la necesidad de su reinado” (ibíd.: 103). Esto se lleva a cabo “A través de su dimensión emocional”; en concreto, “la televisión oculta e invisibiliza la dimensión política y económica de los matrimonios” y “la incidencia de los medios y de los propios contrayentes acerca de los sentimientos amorosos reales de la pareja invisibilizó la estrategia mediática de la Corona para modernizar y democratizar la Monarquía española” (p. 69). Al efecto de “confeccionar un plan para legitimar el futuro reinado del Príncipe de Asturias, [...] la elegida por Don Felipe iba a ser una mujer de orígenes asturianos (una verdadera princesa de Asturias) y perteneciente a una familia de periodistas” (p. 68). Así (pp. 19 y, de nuevo, 69),

<< Para perpetuarse en el poder, las monarquías pretenden ofrecernos una imagen de “normalidad” sin perder su carácter divino. Nos muestran su lado más “humano” (los príncipes y las princesas tienen sentimientos), y nos insisten en que son gente humilde y sencilla. Nos seducen con imágenes de felicidad monárquica para que se nos ablande el corazón y aceptemos a los futuros reyes, y a sus descendientes, frutos del amor que les une. Estas historias de amor feliz determinan nuestras aspiraciones y metas, por eso hay tanta gente buscando un príncipe azul o una princesa rosa con la que fundar un hogar feliz con muchos hijos. [...]

Con respecto al Príncipe, la estrategia mediática de la Corona ha sido presentarle como un hombre preparado, con idiomas y una profunda vocación de servicio a España. La imagen de Su Alteza Real es la de un hombre trabajador, moderno, sensible ante los problemas que azotan al mundo y las desigualdades sociales. Su boda con una mujer periodista es un modo de transmitir o construir la sensación de que Don Felipe es un hombre cercano al pueblo, porque antes de conocerla declaró su decidida pretensión a casarse por amor. Es decir, rompió con las estrictas leyes monárquicas que antes sólo permitían a los herederos casarse con personas de sangre azul, demostrando así su condición de hombre nuevo. >>

Veamos algunos de los segmentos del retrato humano con el que El País nos quiso persuadir de las cualidades de Felipe VI para pilotar la nave del Estado en una pieza encabezada por el resonante (Merril et al, 1992) titular “Un rey aferrado a la ética”, en la página 18 del 30 de enero[23]. Obsérvese la presencia en el texto periodístico de todos estos ejes temáticos:

<< La frase «está muy preparado» fue la que más se escuchó sobre Felipe de Borbón y Grecia los años en que estuvo a la espera de que se produjera el relevo en la Corona. […] Desde que Felipe VI llegó a la jefatura del Estado hace tres años y medio se ha podido comprobar su profesionalidad para ostentar el cargo pero, en cambio, su personalidad todavía tiene muchas aristas por descubrir.

El Monarca ha hecho de los principios éticos una bandera tras una etapa convulsa en la que el huracán del caso Nóos salpicó a la Corona […]. Como la Reina emérita, don Felipe tiene un carácter tranquilo, le gusta escuchar y preguntar más que hablar […]. Su matrimonio con Letizia Ortiz en mayo de 2004 ha permitido conocer más íntimamente a don Felipe. Él mismo, cuando se anunció su compromiso, declaró en público que ansiaba tener a su lado alguien con quien compartir no solo una vida sino también un trabajo. Como marido, y, más aún, como padre, Felipe VI se ha hecho más popular y ha ganado en cercanía.

Tres años después de su boda con la periodista que presentaba el informativo de Televisión Española todavía hay muchas personas que se preguntan por qué precisamente se fijó en ella. Su círculo más próximo asegura que doña Letizia le mostró un mundo a pie de calle que para él era desconocido por haber vivido siempre en un palacio y relacionado con amigos que también frecuentaban ambientes cerrados y elitistas.

Don Felipe es un rey al que le gusta ir el fin de semana al cine en versión original acompañado de su esposa y a veces de amigos. Que llega a las salas de proyección discretamente y sin pedir trato especial. Don Felipe es un rey al que le gusta salir de tapas por el centro de Madrid o visitar restaurantes populares en la zona de Malasaña. No quiere que nadie compre en su nombre los regalos a su esposa y por eso esta Navidad acudió el día 23 al Corte Inglés de Pozuelo para escoger uno: un bolso con cartera a juego de Carolina Herrera, una de las firmas fetiche de doña Letizia.

Le gusta bailar salsa pero ya no lo hace tanto como cuando era soltero. Si su destino no hubiera estado marcado desde niño probablemente hoy sería astrónomo. De pequeño se pasaba muchas horas en vela observando las estrellas con un telescopio. […] Su hija Leonor sí que es una atlética reconocida y Sofía madridista confesa. A don Felipe le gusta mucho seguir el ciclismo y en especial el Tour de Francia; también los partidos de la NBA. Entres sus amigos se encuentra Pau Gasol. […]

Don Felipe es un padre que adora a sus hijas. Leonor se parece a su padre en el carácter y físicamente es un calco de su abuela Sofía cuando tenía su edad. Tanto la princesa de Asturias como su hermana Sofía admiran a su padre y poco a poco van conociendo su trabajo. Fue Leonor la que un día en clase contó en qué trabajan sus padres, en respuesta a preguntas de un compañero: «En ayudar a los españoles». >>

En otro formato, el audiovisual, pero no en diferente tono y discurso, el arriba mencionado documental Rey Felipe, 50 años emitido el 27/I/2018 en el espacio Informe semanal de TVE comenzaba mostrando la estampa de serena felicidad de un rey humilde, humano, próximo, que junto a su esposa lleva a sus hijas al colegio, como una familia normal. Con el fondo sonoro del tema “Bitter sweet symphony” del grupo de rock alternativo The Verve, Felipe VI se confesaba en estos términos: “Me considero como cualquier otro, vamos. Con mis defectos, mis cualidades, mis preocupaciones, mis frustraciones, mis alegrías… todo, ¿no? Yo creo que eso es lo que define a una persona y para ser rey, antes hay que ser persona”. Momentos emotivos de su infancia montando en autos de choque o en moto tras su padre, sus primeros desfiles vestido de militar, juegos en columpio, en la playa, en la nieve, en la sierra, fiestas de cumpleaños, se van sucediendo para pasar a su etapa adolescente y adulta. En el minuto 13:30, el presidente de la Fundación Princesa de Asturias, Matías Rodríguez Iniciarte, recalca: “Siempre me ha admirado en él ese sentido de la profesionalidad, de la visión de Estado y de la visión del futuro de España que ha acompañado cada uno de sus actos”. Acto seguido, un plano del Palacio de la Zarzuela mientras suenan los primeros hipnóticos momentos de “Shine on you crazy diamond”, de Pink Floyd, nos introduce en el punto de inflexión que consagra al vigente rey como estadista definitivo (“el árbitro que pitó fuera de juego al secesionismo”, como rezaba el titular de El País al que hacíamos referencia más arriba): su discurso del 3 de octubre contra el referéndum de autodeterminación catalán celebrado dos días antes, y que será comentado por su tutora, Carmen Iglesias, con las palabras que reproducíamos también supra. En efecto, “los medios siguen tratando de vendernos la necesidad de continuar siendo súbditos de una monarquía impuesta por el dictador Francisco Franco antes de morir”, de manera que “Nos bombardean con imágenes de [...] la familia feliz que hoy han construido para servir a España” (Herrera Gómez, op. cit.: 20). “Para legitimar su función, el poder mediático, mientras, visibiliza el trabajo de la Casa Real y ensalza el papel de la monarquía en los asuntos de Estado”. De la misma manera que “fueron los medios los que legitimaron la función de Juan Carlos I, porque le mostraron como un príncipe valiente que luchó por la democracia en este país cuando aún estaba débil, […] Desde entonces, la Corona ha trabajado mucho su imagen social corporativa: se ha esforzado por parecer una institución funcional, democrática, moderna y al servicio del pueblo español” (p. 67). Ya sea por medio de este fakedoc de TVE, de los textos hagiográficos de El País que hemos repasado o incluso de miniseries de ficción romántica como la arriba mencionada Felipe y Letizia.

A través de un tercer artículo completaremos este repaso a la sintonía reinante (nunca mejor dicho) entre los discursos periodísticos hegemónicos en la prensa del Estado y buen número de mensajes publicitarios alineados con un nacionalismo español que adopta nuevos argumentos pero bajo los cuales subyace el sustrato narrativo habitual. En dicha próxima entrada terminaremos de comentar las claves argumentales presentes en el spot Amodio de Campofrío, dirigido por Isabel Coixet.

REFERENCIAS

ARANA, Alberto (1994): El problema español. Hondarribia: Hiru.

FORCADES, Teresa (2017): “Identitat nacional i feminisme: pertinença, comunitat i llibertat”, http://www.elcritic.cat/blogs/sentitcritic/2017/11/23/identitat-nacional-i-feminisme-pertinenca-comunitat-i-llibertat .

HERRERA GÓMEZ, Coral (2014): Bodas Reales, Bodas Patriarcales. Análisis Queer de la Boda de los Príncipes de Asturias. Haika Ediciones. https://es.scribd.com/doc/270967889/Bodas-Reales-Bodas-Patriarcales-Coral-Herrera-Gomez#download&from_embed

MERRIL, John C.; LEE, John y FRIEDLANDER, Edward Jay (1992): Medios de comunicación social. Teoría y práctica en Estados Unidos y en el mundo. Madrid: Fundación Germán Sánchez Ruipérez.

REIG GARCÍA, Ramón (1994): La información binaria (Emotividad y simplicidad en el periodismo). Sevilla: Gallo de Vidrio.

TAIBO, Carlos (2014): Sobre el nacionalismo español. Madrid: Los Libros de la Catarata.

NOTAS

 


[1]      http://pensamientoandaluz.org/index.php/m-rodriguez/201-el-nuevo-viejo-relato-unionista-en-el-periodismo-y-la-publicidad-i.html

[2]      https://www.youtube.com/watch?v=6zJ5DSS1m_M

[3]              https://elpais.com/elpais/2018/01/19/eps/1516365000_218345.html

[4]              http://www.rtve.es/alacarta/videos/informe-semanal/informe-semanal-rey-felipe-50-anos/4441325/. Minuto 14:20.

[5]      https://politica.elpais.com/politica/2018/01/29/actualidad/1517241972_055447.html

[6]              https://www.elconfidencial.com/cultura/2017-10-22/entrevista-isabel-coixet-seminci-valladolid_1462805/

[7]      https://www.elespanol.com/espana/politica/20170131/190232111_0.html

[8]              https://elpais.com/elpais/2018/01/29/opinion/1517229970_672710.html

[9]      https://elpais.com/internacional/2018/01/26/actualidad/1516984829_119054.html

[10]    Nuevamente, https://elpais.com/economia/2017/12/18/actualidad/1513591715_862667.html.

[11]    https://srv00.epimg.net/pdf/elpais/1aPagina/2018/02/ep-20180204.pdf

[12]    https://elpais.com/elpais/2018/01/19/eps/1516365000_218345.html

[13]            https://www.academiadecine.com/la_academia/miembro.php?id_s=1&id_ss=28&id_miembro=284&junta=1

[14]    http://informalia.eleconomista.es/informalia/actualidad/noticias/8915599/02/18/Ines-Arrimadas-y-un-productor-de-los-Goya-dejan-en-ridiculo-a-Pilar-Rahola.html

[15]    https://verne.elpais.com/verne/2018/02/03/articulo/1517683524_093963.html

[16]            https://atmosferacine.com/2017/11/10/la-libreria-the-bookshop-un-hogar-que-defender

[17]            http://www.diagonaltv.es/news/albert-sagales-nuevo-presidente-de-proa-ficcion

[18]            https://www.audiovisual451.com/renovada-la-junta-directiva-de-pro-ficcio-con-albert-sagales-de-diagonal-tv-al-frente

[19]            https://www.ara.cat/media/Raimon-Masllorens-president-productors-audiovisuals_0_1120088192.html

[20]            http://catalanfilms.cat/es/producciones/felipe-y-letizia

[21]            http://www.lavanguardia.com/cultura/20140415/54405847708/raimon-masllorens-nuevo-presidente-de-los-productores-audiovisuales-proa.html

[22]    https://www.youtube.com/watch?v=9XcCzIhZDUs

[23]    https://politica.elpais.com/politica/2018/01/29/actualidad/1517229115_877914.html

 

Manuel Rodríguez Illana