Jueves 26 Mayo 2022

El “ser” andaluz

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Ser andaluz no es una cuestión biolóNacion andaluza banderagica ni geográfica, sino el hecho de relacionarse de unos grupos humanos que han experimentado las peores formas de violencia existentes: la opresión y la marginalidad, mantenida con saña desde siglos por unos mismos conquistadores, colonizadores y explotadores, a través de diferentes sistemas de dominación y explotación.

Sobre estas circunstancias históricas Andalucía debe construir una comunidad de oprimidos, de excluidos, de discriminados, de explotados… convirtiéndonos en una comunidad de resistencia y de lucha por recuperar la libertad perdida. Y para ello hay que recuperar la historia, entender, comprender los procesos de conquista, colonización, explotación y “dependencia”; tomar conciencia del devenir histórico que nos ha situado al lado de los pueblos oprimidos, reconocernos en la historia de marginalidad que han vivido las generaciones anteriores y reconocernos pueblo frente a los protagonistas de las agresiones y humillaciones; tomar conciencia de cómo y porqué y por quién nos hemos convertido en “felah-mençu”: campesinos sin tierra en su traducción al español, o “desheredados” o “desposeídos”, en una actualización conceptual del término.

Un “ser” andaluz que se manifiesta a través de todos los procesos históricos de expropiación, persecución, aculturación, asimilación y explotación; que vive en los escasos recuerdos de lo que fuimos, hoy supervivientes en las piedras de los monumentos que nuestros antepasados nos legaron y que la persecución cultural no pudo destruir: una memoria conservada en piedra.

Todo esto nos basta para construir una identidad tan diferente de la que tratan de imponernos. Blas Infante lo expresaba de esta manera: “Cuando todos los andaluces conozcan su verdadera historia y esencia, será cuando logremos llegar a obtener el poder necesario para exigir el respeto a nuestra personalidad, tan diferente de aquella que tratan de imponernos”. Cuando todos los andaluces conozcan su verdadera historia… llegaremos a tener el poder para exigir respeto a nuestra personalidad, y el poder suficiente para liberarnos de las cadenas que nos impiden “ser” y “volver a poner la frente sobre la piedra”

La memoria colectiva, e incluso el “inconsciente colectivo”, hoy taponados por capas de cultura “injertada” de historia inventada, de identidades suplantadas, tomaran conciencia de la diferencia, convirtiendo en fuerza creadora todos los siglos de sometimiento y humillación. La memoria colectiva explotará cual lava expulsada por un volcán, impregnando toda la tierra y todas las gentes que han sufrido el desprecio, la inferiorización, la humillación, la explotación, la precariedad, la aculturación; un rio de lava solidaria que destruirá toda la construcción ideológica y cultural creada para el sometimiento y que devuelva la tierra a los “felah-mençu” y los salve de la barbarie de la civilización occidental propagada a través del capitalismo explotador que “España” y las potencias europeas nos impusieron a sangre y fuego.

 

En homenaje a la clase trabajadora

EDITORIAL HOJAS MONFIES


"Por lo mal que habláis. Andalofobia y españolismo lingüístico en los medios d

 

BLAS INFANTE: REVOLUCIONARIO ANDALUZ

 

cap-blas-infante

Newsletter

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado con nuestros envíos semanales.