En defensa de los taxistas y contra las manipulaciones de Canal Sur

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Un poco de pedagogia:diferencias entre taxis y VTC

 
Hace 4 años el estado español se quitó de encima el tema de los VTC (Vehiculos de Transporte con conductor)haciendo una normativa provisional. Decidió entonces, que pasado este periodo las autonomías deberian elaborar una normativa propia sobre los mismos.

El tiempo pasa inexorablemente y el próximo 1 de octubre es la fecha tope para la misma.

La Junta de Andalucia lo único que ha hecho es quejarse de que debería haber una única normativa estatal y viniendo a decir que va a elaborar la normativa Andaluza a regañadientes y porque no le queda otra.

En todo este periodo a la clase trabajadora Andaluza se nos ha venido a decir que los VTC eran una especie de taxis modernos, en los que un conductor trajeado nos pone música moderna y que se puede pedir con una APP. Todo mu guay.

Pero la cara oscura de Uber, Cabify y demás multinacionales de este sector se nos oculta, como se nos oculta las diferencias entre taxis y VTC que generan una competencia desleal.

En primer lugar los taxistas tienen un carnet A con  un examen más exigente que el tipo B; los conductores de VTC tienen el carnet B sin más.

Los taxis tienen un seguro de responsabilidad civil de un mínimo de 50 millones de euros,requisito que no existe para los VTC. En caso de un accidente grave el usuario está peor cubierto.

El taxi tiene un precio regulado mediante un taxímetro según tiempo y distancia; el usuario tiene derecho a escoger la ruta más corta, no hay sorpresas. En cambio, los VTC tienen un precio libre que depende de la oferta y la demanda. De este modo, si por ejemplo, hay un evento, suben los precios, y lo que es peor, también ante una desgracia. Así, por ejemplo, subieron de precio inmediatamente después de producirse el último atentado terrorista en Londres.

Y mientras los taxistas autónomos pagan sus impuestos y su cotización de autónomos los VTC son multinacionales que no dejan ni un euro de impuestos en nuestra tierra y cotizan a sus trabajadores como falsos autónomos.

El pueblo trabajador andaluz debe tener claro que el taxi es un servicio público, con precios regulados, con taxímetros que son revisados periódicamente, con trabajadores autónomos que ganan su salario con mucho trabajo y esfuerzo. Un servicio público con el que los ayuntamientos llegan a convenios para realizar servicios gratuitos de transporte de personas con movilidad reducida, que son pagados posteriormente por el organismo público.

Un servicio público accesible a cualquier persona sea cual sea su edad, tenga o no tenga internet, con una simple llamada de teléfono, o más fácil todavía, levantando el brazo o dirigiéndose a una parada de taxi.
 
Un servicio público disponible 24 horas en el que los taxis van muchas horas vacíos para poder tener disponibilidad en cualquier momento.

 


Un servicio público en el que hay taxis adaptados para personas que van en silla de ruedas, para poderlas llevar a cualquier hora a cualquier lugar.

Cerremos los ojos y pensemos que no existieran los taxis y solo hubieran VTC. Necesitariamos tener un móvil, Wifi y pagaríamos la tarifa que les diera la gana a un oligopolio. Capitalismo puro y duro.

Las manipulaciones de Canal Sur 


Se acerca el 1 de octubre y la Junta aún no tiene la normativa. Las protestas de los taxistas son criminalizadas y duramente reprimidas por la policía y los tertulianos mercenarios de Canal Sur, mienten y manipulan.

En el programa Despierta Andalucía del viernes 16 de septiembre, los tertulianos han dicho que la violencia deslegitima las reivindicaciones. Tertulianos, tomad nota: según el Código Penal del estado español se denomina violencia el daño que se produce a personas. Tirar huevos a un VTC en Santa Justa no es violencia.

 


Un tertuliano malagueño ha dicho que Málaga se quedó sin taxis porque fueron a las protestas de Sevilla, y después de decir que era usuario habitual del taxi,estaba pensando en pasarse a VTC. Esto es rotundamente falso.

Otro tertuliano ha mentido por ignorancia o mala fé diciendo que los Tribunales Superiores de Justicia han anulado el tiempo mínimo entre la petición a través de App de un servicio y la prestación del mismo. La única sentencia en ese sentido fue la del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya que anuló el tiempo mínimo que había puesto el Ajuntament de Barcelona: una hora. En cambio la normativa aprobada y en vigor en Euskadi es media hora de antelación, mientras que en el País Valenciá y Catalunya es de 15 minutos.

También en Canal Sur en las noticias de las 14,30 del mismo día han ensalzado la normativa "liberalizadora" de Madrid que da libertad de movimientos a los VTC y a cambio permite que los taxistas puedan circular 24 h diarias en lugar de las 16 actuales.Se trata de que los taxistas no duerman.

A continuación exalta la normativa de la Junta de la que anuncia una medida "estrella" que los VTC en Andalucía, no puedan operar ni en hospitales (los servicios VTC  en este ámbito casi no existen),ni en estaciones de tren (con que te esperen en alguna calle adyacente asunto arreglado)quizás en aeropuertos sea el único lugar donde pueda ser efectiva.

Y de remate, como no, una critica a Catalunya que ha elaborado la normativa más restrictiva hacia los VTC:15 minutos de intervalo entre peticion por APP y servicio; antigüedad mínima del carnet tipo B de los conductores de VTC de 2 años; seguro de responsabilidad civil equiparado al de los taxistas mínimo de 50 millones de euros; prohibición expresa de recogida de viajeros que no hayan pedido servicios por APP, los vehículos nuevos han de tener el distintivo 0 o ECO y ,finalmente,los vehículos han de tener una longitud mínima de 4,90 m,esta última medida es una vuelta a los orígenes de lo que eran los VTC vehículos de alta gama para bodas,entierros y ya más adelante para fiestas privadas ,que para nada competían con los taxis.

La Junta de Andalucía debe oír a los taxistas y trabajar en una línea que permita priorizar los taxis como servicio público, con medidas restrictivas hacia los VTC que eviten la competencia desleal, como han hecho en Catalunya. Se trata de defender a nuestra gente, a los trabajadores del taxi y a los usuarios sin caer en el chantaje emocional de las multinacionales sobre perder empleo en los VTC.

Es responsabilidad de PP y PSOE haber dado en Andalucía licencias de VTC favoreciendo a multinacionales. El pueblo trabajador andaluz debemos ponernos al lado del Taxi y de los demás servicios públicos.